Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

El Zamora, por los suelos

El equipo rojiblanco cae eliminado en la Copa Federación frente a un rival que lo tuvo muy fácil para clasificarse | Yago Iglesias, con un pie fuera del banquillo

Juanan intenta anticiparse a la acción de la defensa orensana. | | AREA 11

El Zamora cayó con justicia en el campo de Espiñedo ante el Arenteiro y se despide en los octavos de final de la Copa Federación tras un encuentro que era un examen para Yago Iglesias y para su proyecto en el Ruta de la Plata, un examen que se salda con suspenso en especial por lo visto en el segundo periodo.

Pana controla el balón dentro del área. | | AREA 11

Adiós a la Copa Federación en los octavos, adiós al sueño de la Copa del Rey, adiós a otro encuentro, hola a otra derrota... Muy preocupante el panorama. Y es que la realidad del Zamora CF se plasma en dos imágenes de los últimos compases. Primera, el local Markitos en un par de conducciones perseguido a la desesperada por tres o cuatro jugadores visitantes, y segunda, el meta Troya subiendo a rematar un balón colgado en el último minuto y cometiendo falta sobre Vitra en su intento agónico por llegar a la pelota. El primer periodo no fue malo, pero no fue suficiente porque el equipo no mereció más.

Arrancaba el encuentro con el Zamora luciendo su vistoso uniforme amarillo fosforito de pies a cabeza, y con un primer susto a los once minutos cuando un fallo de Juanan en la salida de pelota propiciaba una falta a favor del Arenteiro apenas a cuatro metros de la frontal, con disparo de Álex Fernández que se perdía por encima del travesaño.

En un saque de banda en largo llegaba el primer aviso de los de Yago Iglesias, cuando Marc Caballé conectaba un testarazo desde lejos que acababa en las manos del meta local. Los ourensanos atravesaban momentos de duda a la hora de crear juego y llegaba la polémica cuando un servicio de falta botado por Iban Ribeiro lo remataba a las mallas el propio Caballé, anulando el trencilla asturiano la jugada por fuera de juego del visitante.

Y del posible 0-1 se pasaba al 1-0 cuando el central Vitra le metía un gran pase en profundidad al local Luis Gonzaga Manin, quien definía con clase ante Troya picándole el esférico por encima al cancerbero del Zamora en su salida.

De nuevo pintaban bastos para el conjunto de Yago Iglesias, y peor pudo ser cuando apenas un par de minutos más tarde, la dejada de Romay en la frontal suponía un peligroso chut de Markitos que se marchaba por encima del travesaño del marco de David Troya.

Pero el Zamora reaccionó muy bien, moviendo el esférico a las bandas y llegando por los costados con peligro, como en un buen envío de Iban que Pol Bueso despejaba a córner cuando Sancho y Pana buscaban ya el remate. Pidió penalti el Arenteiro por mano de un zaguero zamorano en una acción a los 35 minutos, pero el colegiado señaló falta en la misma lateral del área ante las protestas de los verdes. En el servicio de la falta, el rechace de la zaga le cayó a Joseca pero su intencionado disparo era taponado por la defensa visitante.

Avisaba el Zamora a los 40 minutos con un pase en profundidad sobre Pana con disparo desviado del delantero, pero el ariete de Ubrique no perdonó apenas un par de minutos después al conectar un perfecto remate en boca de gol a centro de Sancho para igualar el encuentro. Unas oportunas tablas en un compás final donde sobraron un par de brusquedades por parte de unos y otros.

En el segundo periodo, el respeto en la zona medular marcaba la tendencia de un cuarto de hora inicial con muy poco peligro en las dos áreas. Yago Iglesias relevaba a sus hombres de arriba dando paso a Pau Miguélez y a Altube, el héroe de la eliminatoria anterior ante el Bergantiños.

Pero lo que llegaba era el segundo gol del Arenteiro cuando una jugada personal de Markitos la acababa convirtiendo en su llegada al ataque el lateral derecho German Novoa “Ger”. En el ecuador del segundo periodo de nuevo el Zamora Club de Fútbol se veía obligado a remar contra corriente, otra vez el marcador en contra.

Un peligroso centro de Álex Fernández veía cómo ni Manin en el primer palo, ni Vitra en el segundo, llegaban por centímetros al remate, en una oportunidad que pudo poner al Zamora dos goles por debajo. Jesús Rueda salvaba poco después nuevamente la posibilidad del 3-1 para los verdes, cuando Romay se iba en carrera y esquivaba la salida de Troya, pero su chut raso lo salvaba el veterano zaguero de los visitantes, chocando después con el poste en su carrera a la desesperada. Por fortuna, pudo continuar en el campo. Pero el control era de los verdes, muy superiores.

Poco a poco se iba estirando el Zamora pero sin excesiva claridad, con una oportunidad de Pau Miguélez que acababa en saque de esquina, o con un buen centro al segundo palo de Prada que solventaban los defensas gallegos.

Pero el Arenteiro fue muy superior en los minutos finales ante un Zamora desquiciado, sin ideas ni recursos. Un peligroso centro de Escobar no encontró el remate del 3-1, si bien quien también la tuvo fue Pereiro para el Zamora a los 93 minutos en un testarazo desviado por poco. No hubo tiempo para más, el Zamora pierde, el Zamora se despide de la Copa, el Zamora se autodestruye y la solución pasará seguramente por el cambio de entrenador.

Compartir el artículo

stats