Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Balonmano | División de Honor Plata

Resumen y resultado del BM Zamora - Base Oviedo: Otro tipo de derrota (27-29)

Los zamoranos dominaron durante 40 minutos un partido igualado en el Camba

Imagen del encuentro disputado hoy por el BM Zamora en el Manuel Camba. José Luis Fernández

El BM Zamora Enamora salió derrotado del Manuel Camba en el partido que le enfrentaba al Base Oviedo. Lo hizo de forma injusta, siendo tan bueno como su rival pero cediendo por 27-29 en un convulso final de contienda tras haber dominado 40 minutos. Algo muy diferente a lo visto en la primera jornada.

acudía al Manuel Camba en busca de impulso, de una actuación con la que dejar atrás su mal arranque liguero. Un cambio con el que volver a encandilar a su afición y acercarse a su idiosincrasia, esa que forjó sobre la verde pista de ese pabellón.

Con el objetivo claro, los de Viriato saltaron a la pista dispuestos a vaciarse ante un Base Oviedo con armas muy diferentes a las que se esperan de un novato en la categoría. Potencial que se pudo apreciar desde los primeros minutos. Un arranque frenético con cinco goles en poco más de dos minutos (3-2).

Tras los primeros compases, el BM Zamora Enamora aprovechó su primera ocasión de ponerse con más de un gol de ventaja. Illesca anotó el 4-2 y dio aire a un cuadro pistacho que, si bien vio como su rival igualaba la contienda con un parcial de 0-2, se veía diferente ante su público. Tanto que, pese a ese negativo primer parcial, el equipo de López siguió trabajando para volver a ponerse por delante con tantos de Andrés y Jaime (6-4, m. 10) con Mach como destacado gracias a su buena labor bajo palos.

El Base Oviedo no se arrugó ante el empuje local y la presión que la grada del Camba ejercía a cada segundo. Respondió a cada golpe que los pistacho asestaban, con trabajo para atacar al mismo nivel que defendían, manteniendo diferencias mínimas en el luminoso al paso por el cuarto de hora de partido (7-6).

Superado el ecuador del primer tiempo, Iván López movió su banquillo buscando energía y nuevas opciones ofensivas con las que romper el equilibrio de fuerzas que zamoranos y asturianos mantenían. Un pulso que seguía teniendo en Jaime a su gran protagonista, bien anotando desde los siete metros o colándose hasta la cocina. Su tercer tanto consecutivo, permitía a los locales encarar con dos goles de ventaja la recta final del primer acto.

Raúl Maíde extendió el parcial pistacho, poniendo el 13-10 en el marcador ante la falta de acierto carbayona. Sin embargo, una discutible exclusión señalada a Elola daba opción a los de Margareto a recortar diferencias. Oportunidad que no aprovecharon gracias a una atajada de Mach y un tanto de Maíde.

Con todo, el partido seguía ajustado y Base Oviedo se las ingeniaba para volver a jugar en superioridad, esta vez hasta el descanso, tras una nueva sanción a Elola. Una exclusión que, esta vez, sí aprovecharon los visitantes para ajustar diferencias antes de un intermedio al que se llegó con 15-13 como tanteo.

Las segunda parte prometía un combate de época por la victoria y no defraudó. Ambos equipos regresaron con brío, especialmente los ovetenses que abrieron la reanudación con un rápido gol y un siete metros que detuvo Mach para alivio local.

La réplica al reinicio astur la pusieron Jaime y Raúl Maide, permitiendo al BM Zamora Enamora mantenerse al frente de un marcador que no para de ver bailar sus cifras con aciertos en una y otra portería. Un intercambio de goles que acabó conduciendo al empate cuando se llevaban 37 minutos de juego (18-18).

El parcial visitante se extendió un gol más, tomando por primera vez ventaja en el electrónico ante un cuadro pistacho que reaccionó por medio de sus extremos. Jaime y Cubillas, con dos golazos, aplacaban por momentos el intento de remontada del Base Oviedo (20-19, m. 40).

La contienda había entrado en territorio de taquicardia. Base Oviedo igualaba el encuentro desde los siete metros, línea que visitó con demasiada frecuencia, pero Cubillas respondía al contragolpe. Dos éxitos en un mar de fallos, nervios y decisiones arbitrales para la revisión que dejaban el duelo en el aire a quince minutos para el final (21-21).

Pese a las buenas defensas locales, los asturianos se las apañaban para anotar en momentos difíciles y forzar la máquina a un BM Zamora Enamora obligado a pedir tiempo muerto con el 21-22 para mejorar sensaciones. Un receso al que Cubillas acudió cojo y, probablemente, lesionado. Receso del que se volvió con gol zamorano para poner nuevamente las tablas en el marcador a diez minutos del final.

Una intervención de Doval y una gran jugada colectiva pusieron por delante a un BM Zamora Enamora que alternó el empate con una renta de un gol por los siguientes minutos. Al menos hasta que el meta rival atajó dos balones consecutivos y Base Oviedo se benefició del enésimo penal para retomar la delantera (24-25, m. 54).

Los oventenses afianzaron su posición apostando por una jugada sin portero y, con el favor del árbitro al señalar pasivo sin dejar sacar siquiera un golpe franco, forzaron un tiempo muerto de emergencia en bando local. Una interrupción que ponía el objetivo del partido claro para el BM Zamora Enamora: remontar tres goles en cuatro minutos.

Etayo ponía la primera pierda del camino hacia la victoria y Bellia. Y pese a que Carou lo puso más difícil, su compatriota volvió a poner el partido a un gol a poco más de un minuto del final. Momento en el que Jaime anotó al contragolpe en una pillería que, según las colegiadas, no valió por haber pedido tiempo muerto antes los visitantes. Una decisión tan increíble como el último tanto del partido, el 27-29, en el que se ignoró una clara falta en ataque sobre Guille.

Compartir el artículo

stats