Con gran ilusión y el reto, una vez más, de volver a estar entre los mejores en la Liga Gonalpi arrancó ayer la pretemporada del primer equipo del Zamora CF Amigos del Duero. Un conjunto en el que las ganas tienen en el inicio de una nueva etapa su razón de ser, estando personalizadas en Héctor García quien toma las riendas del que fuera segundo clasificado el año pasado en su competición regional.

Las jugadoras del ZCF Amigos del Duero realizan un ejercicio. | J. L. F.

El club cuenta con García para mantener la línea marcada en campañas anteriores y confía en que siendo “una buena persona y un buen entrenador”, el primer equipo de la entidad “siga mejorando”. Una evolución que se plantea fundamental para el reto que desde el Zamora CF Amigos del Duero se marcan para este año: pelear por ganar la liga y lograr el ascenso de categoría.

Primeros pasos de las jugadoras del ZCF Amigos del Duero en su pretemporada bajo las órdenes de García. | J. L. F.

García, al igual que otros técnicos como Brasi, darán un nuevo aire a un grupo remozado que -como ha sido siempre habitual- ha cubierto sus bajas promocionando a jugadoras de la base, que contará de nuevo con una estructura similar en la que estará involucrado Nacho Merino (anterior inquilino del banquillo en Liga Gonalpi) y Cristina de Antón se hará cargo del filial.

El Zamora CF Amigos del Duero comenzará la liga en octubre pero, a pesar de lo lejana que está la fecha ahora mismo, el equipo ya cuenta con planes para llegar a esa fecha en plena forma, incluyendo un calendario de partidos amistosos que arrancará a final de mes y del que pronto se darán a conocer los detalles.

Un día muy especial

Una de las razones de arrancar tan pronto la pretemporada es la necesidad que tiene Héctor García de conocer en profundidad al grupo. El técnico no escondió que, hasta ahora, “desconocía el fútbol femenino” si bien prometió ponerse rápidamente “al día” haciendo alusión a sus ganas por trabajar.

“Me iré poniendo al día poco a poco, aunque creo que lo más importante es conocer al grupo y formar un vestuario fuerte para ir avanzando día a día y que las jugadoras mejoren, que es para lo que estoy aquí”, comentó el técnico, asegurando que para él ayer fue “un día muy especial” pues supuso el inicio de “una aventura totalmente nueva siendo parte de un proyecto muy bonito”. García indicó que su meta es “ayudar a las chicas a mejorar y a que el club logra sus metas” y que, “por trabajo no va a ser” pues está dispuesto a trabajar en cualquier área ya que se considera “un hombre de club”.