El CD Villaralbo 22-23 ya está en marcha en un proyecto que aúna caras nuevas con otras muchas que continúan en el club y que lucharán por llevarlo a lo más alto. Pablo Gil, nuevo técnico azulón, dirigió ayer en Los Barreros su primera sesión de entrenamiento y lo hizo con una veintena de jugadores a sus órdenes, cuatro de ellos del filial que sumarán en la plantilla sénior. Primeras carreras, indicaciones y tomas de contacto en un plantel al que todavía queda gente por llegar.

En concreto en la entidad trabajan en la incorporación de tres-cuatro futbolistas que puedan completar el vestuario y subir el nivel global. Serán descartes de Tercera RFEF que podrían cerrarse en las próximas semanas y que aporten en puestos como extremo derecho, mediocentro, lateral izquierdo y central.

PabloGil, nuevo entrenador del Villaralbo, ayer. | E. F.

De forma paralela, en la directiva se trabaja en la planificación de un periodo estival que incluirá medida docena de amistosos. La idea inicial es que dos de ellos sean ante un rival de superior categoría como el Braganza y el CD Palencia, con lo que ya estaría apalabrada la cita amistosa, y después cuatro partidos ante equipos de Regional que permitan comprobar el estado del equipo. El objetivo es crecer y lograr un equipo ambicioso, de calidad y que ofrezca buen espectáculo a los aficionados que cada dos fines de semana se acercan a Los Barreros, siempre teniendo clara la idea de ser uno de los planteles punteros de la categoría.

Primeros ejercicios, en Los Barreros, ayer. | E. F.