Carlos Ramos ha sido presentado, de forma oficial, como nuevo jugador del Atlético Baleares, donde lucirá el dorsal número 20.

Sin embargo, y a pesar de la ilusión por iniciar esta nueva aventura profesional, el zamorano no se olvida de sus orígenes ni del club de su vida, el Zamora CF.

Así, en declaraciones facilitadas por su nuevo club, Ramos comentaba que "fueron cuatro años y medio en mi casa, soy de Zamora, he estado en el club de mi vida desde pequeñito pero tocaba cambiar de aires. Es una oportunidad de demostrar a todo el mundo y a mí mismo que puedo jugar fuera de mi casa, salir de mi zona de confort".

"Creo que el ATB es una prueba que me va a venir bien, estoy aquí para demostrar que tengo fútbol más allá de Zamora. No soy un mediocentro típico creativo que vemos en el Barça. Soy un mediocentro llegador, con recorrido, que me gusta comprometerme en todas la tareas del equipo, a ayudar en lo que necesite el equipo, no tengo ego para estar solo en una tarea, vengo a sumar para el míster y lo mejor para mí seguro que será para el equipo. Llevaba muchos años en el Zamora, es difícil cambiar de club y de compañeros pero me lo han puesto fácil y toca hacer piña porque eso será clave en una temporada tan larga».