Kiosko

La Opinión de Zamora

Pelota

Rodríguez I deja huérfana a la pelota zamorana

El mítico jugador de San Agustín del Pozo falleció ayer tras una dura enfermedad y fue enterrado en Tapioles

Rodríguez, en el centro, junto a sus familiares en un reciente homenaje. / LOZ

El deporte de la pelota sufrió ayer una importante pérdida con el fallecimiento del mítico jugador de San Agustín del Pozo, Antonio Rodríguez, uno de los mejores pelotaris de la brillante historia de este deporte en nuestra provincia. Rodríguez I falleció de madrugada en el Hospital Virgen de la Concha de Zamora al no poder superar una grave enfermedad y fue enterrado en la localidad de Tapioles, a la que estuvo vinculado toda su vida.

Ejecutando un saque en una foto de archivo.

Rodríguez I escribió algunas de las páginas más brillantes de la pelota en nuestra provincia, sobre todo por sus actuaciones en el Campeonato de España de Federaciones en el que llevó al título nacional a Zamora con aquel inolvidable equipo que lideró en los años sesenta junto a Ricardo Ferrero, José Luis Alonso o Luis Sánchez.

Aquella selección formada exclusivamente por jugadores zamoranos se codeó con los mejores pelotaris del ámbito aficionado nacional y alcanzó el título de Campeón de España de Federaciones en el frotón de Anoeta de San Sebastián, hoy Atano III. Rodríguez disputó cuatro veces la final de la Copa del Rey en individuales y llegó a derrotar a otro mítico de la pelota vasca como fue Atano XIII.

El delantero de San Agustín del Pozo inició además una saga de muy buenos jugadores como lo han sido también sus hijos Antonio, Avelino y Rubén, en activo y defendiendo los colores de Zamora en las competiciones regionales y nacionales hasta hace muy pocos años.

El fallecimiento de Antonio Rodríguez llega en un momento muy delicado para el deporte de la pelota en Zamora, un deporte cuyos orígenes hay que buscarlos en la noche de los tiempos, vinculado a los frontones de las iglesias de nuestros pueblos. Pese a que el País Vasco se ha apropiado de esta especialidad deportiva, en otras tierras, como la provincia de Zamora y, por extensión, Castilla y León, también se ha practicado desde siempre este deporte en el que nuestra provincia siempre ha destacado.

Varios jugadores zamoranos junto a Rodríguez I (en el centro) FOTOS JAVIER DE LA FUENTE

La época dorada de la pelota zamorana se produjo en la década de los 60 y 70, coincidiendo con la carrera deportiva de Rodríguez I, muy vinculado siempre a otros míticos como lo fueron Ricardo Ferrero “El Rubio”, José Luis Alonso o Luis Sánchez, fallecido muy joven. Eran los tiempos en los que la Delegación Zamorana disponía de equipo propio en el Campeonato de España de Federaciones y plantaba cara, hasta hace menos de una década, a equipos potentísimos como Navarra, Rioja o las federaciones vascas.

Fueron tiempos en los que los pueblos de la provincia se llenaron de frontones municipales gracias al apoyo de la Diputación Provincial, donde a menudo se disputaban partidos entre jugadores aficionados y profesionales llegados del norte. Rodríguez I y toda su saga fueron protagonistas también de la competición en el Campeonato de España de Clubes en el que San Atilano ha estado en muchas ocasiones en la máxima categoría que ha recuperado este año tras conseguir el ascenso pero jugando con pelotaris de otras provincias.

La situación actual de la pelota zamorana es más que preocupante. Los jugadores veteranos, que eran mayoría hasta hace unos años, se han ido jubilando, y los jóvenes han buscado otras actividades. Incluso el único jugador de primer nivel aficionado que existe actualmente en activo, Andrés Nuevo, ha optado por competir en un club salmantino, con el que se ha proclamado hace unos días campeón de Castilla y León del Cuatro y Medio. El trabajo con la cantera es prácticamente nulo y de no mejorar este aspecto, la pelota se irá también como se nos están yendo los míticos jugadores como es el caso del gran Antonio Rodríguez.

Compartir el artículo

stats