Se puede decir que la pretemporada 22-23 del Zamora CF ya ha echado a andar. Ya se conocen los primeros nombres que formarán parte de la plantilla rojiblanca y también los rivales a los que tendrá que hacer frente en la lucha por regresar a Primera RFEF, único objetivo del nuevo curso que arrancará oficialmente el primero fin de semana de septiembre.

Como siempre en estas fechas había ganas de conocer la composición de grupos y, tras una reunión telemática con la Real Federación Española de Fútbol, quedaron distribuidos los equipos. Como ocurrió muchas veces en la extinta Segunda División B, el club del Duero quedó encuadrado en el noroeste español con gallegos, asturianos, cántabros y castellano y leoneses, salvo por la Gimnástica Segoviana que jugará en el grupo de Madrid. 

En concreto, los equipos con los que se enfrentará la plantilla de Yago Iglesias serán los gallegos Bergantiños, Polvorín (filial del Lugo), Compostela, Arenteiro y Coruxo; los asturianos Oviedo B, Real Avilés, Langreo y Marino de Luanco; los cántabros Torrelavega, Rayo Cantabria y Laredo, además de los castellano y leoneses Burgos Promesas, Valladolid Promesas, Guijuelo y Palencia Cristo Atlético.

Grupo del Zamora

La temporada en Segunda RFEF comenzará el primer de semana del mes de septiembre y se extenderá hasta el 11 de junio de 2023, fecha en la que terminará el playoff de ascenso, que recupera el formato de eliminatorias a ida y vuelta.

Se mantiene el ascenso directo de los campeones de todos los grupos y las fechas quedan a expensas de su aprobación la próxima semana por parte de la Comisión Delegada de la RFEF.

El Zamora CF estuvo presente en la reunión telemática a través de la figura de César Villafañe. El director deportivo, antes de conocer la propuesta de grupos para Segunda RFEF sí admitió que ellos no tenían una postura clara puesto que “está muy complicado hacer la distribución dados los equipos participantes. No cuadran y lo normal era partir alguna o algunas comunidades”.