El capitán del CD Tenerife y exjugador del Zamora CF, Aitor Sanz, alcanzó este fin de semana, en el choque ante el Girona en Montilivi, la cifra de 300 partidos oficiales con el conjunto blanquiazul, mientras que Shaq Moore disputó su partido número cien con el equipo tinerfeño.

Los dos jugadores fueron titulares en el primer partido de la final por el ascenso a Primera División, que finalizó con empate a cero en el marcador.

Hasta la fecha, solamente cinco jugadores habían llegado a las tres centenas de partidos en toda la historia del conjunto blanquiazul desde su estreno en categoría nacional: Alberto Molina (403), Toño Hernández (385), Felipe Miñambres (357), Suso Santana (337) y Pepito Reyes (303).

Aitor Sanz, que a sus 37 años es fijo para Luis Miguel Ramis en el centro del campo, se encuentra en la recta final de su novena temporada en la isla, aunque una de ellas no pudo disputar ningún partido por lesión. El mediocentro, que al igual que Carlos Ruiz llegó al CD Tenerife en verano de 2013, tras el ascenso blanquiazul a Segunda División, finaliza su contrato a final de este mes de junio. El próximo domingo, el estadio Heliodoro Rodríguez López decidirá el tercer y último billete a Primera, tras los ascensos de Almería y Valladolid.