Kiosko

La Opinión de Zamora

Fútbol Sala | Segunda División

Atlético Benavente - Servigroup Peñiscola: Empate para abrir el camino hacia la gloria (3-3)

El Caja Rural Atlético Benavente y su rival dejan la eliminatoria por jugar el próximo curso en la élite nacional completamente abierta

El Atlético Benavente posa antes de arrancar el play-off de ascenso. La Opinión de Zamora

Este 21 de mayo de 2022 iba a ser recordado ocurriera lo que ocurriera. El Caja Rural Atlético Benavente FS tenía una cita con la historia. A las 20:30, los jugadores de Chema Sánchez saltaban a la pista del Pabellón Municipal La Rosaleda para medirse al Servigroup Peñíscola Globeenergy FS, uno de los mejores equipos de la categoría y que terminó la liga regular como segundo clasificado.

A pesar de todo, los blanquiazules llegaban al partido con la moral por las nubes, sabiendo que contaban con el apoyo incondicional de su hinchada y con el orgullo de saber que haber llegado hasta este momento ya es un logro histórico. La suma de estos factores era todo lo necesario para que los Malaguti, Charliente, Ibarra y compañía saltaran al 40×20 para competir hasta el final.

Durante los primeros cinco minutos de encuentro las ocasiones cayeron del lado visitante, pero Dani Simón hacía inútil cualquier intento de los peñiscolanos de adelantarse en el marcador.

El Caja Rural Atlético Benavente FS pudo sacudirse del dominio inicial de su rival y, a los 6 minutos, Preciado hacía estallar el delirio en un pabellón a rebosar. Tras recuperar el balón, el ala benaventano recorría el carril izquierdo y batía a Mati Starna pata poner el 1-0 en el marcador.

Las ocasiones se sucedían en ambas porterías, pero los porteros estaban cuajando actuaciones de muy alto nivel, acorde con la categoría que se esperaba en un partido de tal calibre.

A falta de poco más de cinco minutos para el descanso, la pizarra del bloque visitante dio sus frutos y Paniagua mandaba el cuero a guardar con un zurdazo raso tras recibir desde el costado izquierdo un saque de banda.

Llegaba el descanso de un partido que podía haberse decantado para cualquier lado. Ocasiones para ambos equipos y un juego cauto de dos equipos que eran plenamente conscientes de lo que se estaban jugando.

Tras el entreacto, parecía repetirse el mismo guion que al inicio del partido, con un Servigroup Peñíscola Globeenergy FS atacando con fuerza a la portería defendida por Dani Simón. El meta benaventano, sin embargo, seguía con la intención de que el balón no volviera a colarse en sus redes.

No obstante, dos minutos después del comienzo de la segunda mitad, todo parecía comenzar a desmoronarse. Los visitantes se ponían en ventaja gracias a Orzáez y, poco después, llegaba el tercer tanto visitante de la mano de Francini, que mandaba el cuero al fondo de la malla con un cabezazo, aprovechando la mala salida de Dani Simón.

El cancerbero benaventano estaba frustrando todas y cada una de las acometidas del combinado peñiscolano y evitando, con ello, que la diferencia de goles fuera mucho mayor.

La resistencia benaventana se vio recompensada cuando, a falta de dos minutos y medio para el final del encuentro, Charlie decidía emprender una galopada por banda izquierda. El icónico pívot blanquiazul se vio favorecido por un rebote y pudo llevarse el cuero para recortar distancias batiendo a Mati Starna y haciendo soñar de nuevo al Caja Rural Atlético Benavente FS.

El delirio total llegaría poco después. Malaguti, otro de los estandartes de este equipo, se sacaba un potente derechazo directo a la escuadra para poner el empate con un golazo que hizo vibrar a todo Benavente con el 3-3 que, a la postre, sería definitivo.

Con la eliminatoria totalmente abierta, el barco de Chema Sánchez atracará en la costa de Peñíscola el próximo sábado para superar el penúltimo escalón en su camino hacia la gloria. Benavente nunca se rinde, y una vez más ha quedado demostrado.

Compartir el artículo

stats