Kiosko

La Opinión de Zamora

Baloncesto | LEB Plata
Saulo Hernández Entrenador del CB Zamora

Saulo Hernández: “Ascender y jugar en LEB Oro es un anhelo personal”

“La dimensión del equipo y el club a mayo de 2022 no tiene nada que ver con la de hace un año”

Saulo Hernández da instrucciones a sus jugadores desde el banquillo durante un partido del Zamora Enamora. José Luis Fernández

Saulo Hernández, entrenador del Zamora Enamora, ha tenido tiempo de sobra para valorar la histórica temporada que ha vivido al frente del equipo en LEB Plata esta campaña. La mejor de cuantas figuran en la historia reciente del Club Baloncesto Zamora, entidad que también ha aprovechado la campaña para crecer fuera de la pista.

El técnico zamorano, con el amargo sabor de la eliminación ante Valencia Basket “B” ya superado, fija su vista en ese ascenso a LEB Oro que estuvo más cerca que nunca, a los pasos que el club debe dar en busca de esa categoría y hace un repaso de todo aquello que permitió soñar durante muchas semanas con un ascenso que sigue presente en el horizonte hacia el que camina la entidad.

–Días después del último partido. ¿Qué nota le pone a la temporada?

–Creo que es una temporada de notable alto, a todos los niveles del club. Por lo que respecta al primer equipo, conseguimos superar la primera ronda del play-off; una vez certificada la permanencia, que era nuestro objetivo, el equipo creció y nos quedamos a una canasta de disputar la final por subir a LEB Oro. Mientras que, a nivel de club, el objetivo que nos habíamos marcado era dar un paso hacia delante en la profesionalización de la estructura, con la cantera y otras áreas y, a la vista están los resultados de ese trabajo.

–¿Esperaba cuando dio forma a la plantilla vivir una temporada histórica o solo en alcanzar la salvación?

–Creo que, quien cambia el objetivo de la temporada es Bobby Harris. Teníamos muchas esperanzas puestas en Malik Maitland, era nuestra apuesta para el juego exterior y no salió bien. Hasta entonces las aspiraciones eran unas pero, cosas del destino, el jugador que en ese momento estaba en el mercado cuando acudimos para fichar era Harris y no era una apuesta incierta. Se trataba de un jugador contrastado en categorías FEB, que conocíamos de sobra y que daba el nivel para hacer algo bonito porque permitía juntar a una gran referencia exterior con una interior como es Jeff Solarin.

–Siempre ha dicho que el bagaje de esos dos jugadores ha sido fundamental. ¿Sus fichajes enseñan a que, quizá, hay que apostar más por la experiencia?

–Creo que esa noción no hace falta aprenderla, es algo que todos los entrenadores y clubes de todas las categorías saben desde hace años. El problema es que no siempre se puede contar con esa experiencia, se necesita dinero. Al final, nadie da duros a cuatro pesetas y son jugadores importantes. Por suerte, este año, con el apoyo de instituciones y patrocinadores privados conseguimos tener más presupuesto que en años anteriores. Y, si bien la diferencia no era excesiva, fue suficiente para afrontar estos fichajes que son necesarios para luchar por algo bonito. Al final, el 90% de los equipos que ascienden tienes jugadores con ese punto de madurez en el que están Jeff y Bobby. Ambos nos han permitido constatar que tener hombres de ese nivel y experiencia te garantiza un cierto número de partidos y otras cosas de gran valor.

–Ellos y otros jugadores han dado forma a una plantilla que ha competido bien. ¿Tiene una idea ya de la plantilla que quiere para la siguiente campaña?

–Tengo una idea, claro. El problema es que será complicado que se pueda llegar a plasmar tal cual. Nos hemos quedado a una canasta de jugar por ascender a LEB Oro y creo que el equipo ha tenido mucho seguimiento. Hay muchos jugadores que serán difíciles de retener. Ojalá me equivoque pero, por ejemplo, Bobby y Jeff los doy por imposibles porque, sé de buena tinta que van a tener opciones en LEB Oro. A partir de ahí, habrá que decidir que jugadores creemos que pueden repetir. También tendremos que ver si ellos tienen como objetivo continuar en Zamora un año más o buscan algo diferente a nivel deportivo o económico.

Tengo una idea de la plantilla para la próxima temporada. El problema es que será complicado que se pueda llegar a plasmar tal cual está en mi cabeza.

Saulo Hernández - Entrenador del CB Zamora

decoration

–¿Espera muchas o pocas renovaciones?

–A mi me gustaría que fuera una buena cantidad de estos jugadores la que continuara. Habrá que ver...

–Bueno, los buenos resultados también ayudan a fichar mejores jugadores. ¿Zamora es hoy una plaza muy apetecible?

–Sí, creo que sí. Es cierto que, en ese sentido, ganar es un activo. Al final, hay jugadores que este año han apostado por venir aquí y que, al principio del verano, sus representantes llamaron para comunicarnos que querían estar y formar parte del proyecto. Es fruto de muchos años en los que, poco a poco, Zamora se ha convertido en un buen escaparate de cara a jugadores que entienden LEB Plata como un paso intermedio para llegar a donde quieren en sus carreras. Nosotros estamos encantados con este hecho, ellos nos ayudan y nosotros tratamos de contribuir a que puedan tener una mejora sustancial de su contrato u opciones competitivas la siguiente temporada.

–Otro atractivo para el jugador es el público. ¿Qué sensación le deja esta temporada? ¿Ha crecido la repercusión del equipo?

–La verdad, es lo que más contento me deja de este curso. Estoy tremendamente feliz y no tengo palabras para agradecer a todos aquellos que están pendientes del equipo, no solo los que van al pabellón. A todos, a los que nos siguen por streaming o en los medios de comunicación... hemos notado esa cercanía mucho más que en otros años y eso ha ayudado al equipo mucho.

13

GALERÍA | Decenas de aficionados visitan y arropan al CB Zamora Enamora P. F. /J. L. F.

–El apoyo en play-off ha sido más que notable...

–Desde luego, pero también en el resto de temporada. A mí me deja marcado el entrenamiento de puertas abiertas al que acuden 300 personas. Me parecía impensable ver eso esta temporada, por no hablar de las anteriores. Da un poco de ida cuando una ciudad empieza a encariñarse con un proyecto, conoce a los jugadores que forman el equipo y empieza a tener vínculo emocional con ellos. Es la primera gran piedra sobre la que se tiene que identificar un proyecto para intentar mirar más arriba.

–¿Ese crecimiento en la cancha y en aficionados está muy vinculado al mayor número de manos en el club y su profesionalización?

—Sí, pienso que todo va unido de la mano. Al final, esto no es una ciencia exacta y no se puede comprobar qué parte es más determinante o qué factor ha sumado más. No sabemos si es más importante que el primer equipo tenga buenos resultados o la inversión que se hace con la cantera y tener más niños, o el trabajo de marketing con más colaboradores y patrocinadores... No sé qué porcentaje de éxito atribuir a cada parcela, pero la suma de todos ellos ha hecho que la dimensión del club en mayo de 2022 no tenga nada que ver con la de hace 365 días. De eso estoy seguro.

–¿Ha requerido mucho esfuerzo esa profesionalización?

–Ha conllevado el trabajo de mucha gente. De muchas personas que han puesto su granito de arena para que esta familia crezca. Ahora mismo, solo puedo animarles a seguir para ver donde podemos llegar porque, la sensación, es que no tenemos motivo para conformarnos con llegar hasta aquí.

–¿Está señalando que, el año que viene, el club tiene pensado volver a pelear por ascender?

–Me gustaría, no voy a mentir. Es un anhelo personal, ver al club de toda mi vida y mi ciudad ascender a LEB Oro y competir en esa categoría. Pero, a la vez, creo que debemos ser muy conscientes de lo que complicado que es. Es un proceso largo y no puedo decir que, el año que viene, se vaya a ascender. Este es un proceso largo que acabamos de iniciar pese a estar dando los pasos adecuados.

Compartir el artículo

stats