Kiosko

La Opinión de Zamora

Montañismo

Tocar el cielo a ciegas: el desafío de la zamorana Erika

El grupo madrileño Bukaneros Solidarios, con la invidente zamorana Erika en sus filas, se propone como próximo desafío ascender Peña Trevinca

El grupo de montañeros Bukaneros Solidarios en un selfie durante una de sus aventuras. Cedida

Peña Trevinca será escenario es de uno de los retos deportivos más importantes del fin de semana pues el pico zamorano será el rival a batir para el grupo de escaladores invidentes de Bukaneros Solidarios, dispuestos a alcanzar la cima de esta montaña con la local Erika entre sus componentes.

El reto de los 2.127 metros que presenta la cumbre del macizo galáico-leonés no es nada nuevo para los miembros de Bukaneros Solidarios, cuya agenda actual está puesta en fomentar la inclusión y el deporte adaptado, apostando desde hace muchos años por “una montaña sin barreras”.

Imagen de familia de una expedición de la asociación madrileña Bukaneros Solidarios.

Imagen de familia de una expedición de la asociación madrileña Bukaneros Solidarios. Cedida

Para ello, cuenta con valientes como la zamorana Erika, una de las protagonistas de varias de las últimas hazañas completadas por esta asociación que comenzó a fraguarse hace al menos tres años pero cuyos inicios se remontan a 2014, cuando se adscribió oficialmente a la Federación Madrileña de Montañismo.

Ella, junto a Sergio, Jesús, Susana, Lucía y Juanjo escalarán Peña Trevinca para que Bukaneros Solidarios de un paso más hacia el gran objetivo deportivo que tiene entre manos, que no es otro que desplazarse a lo largo y ancho de todo el territorio español para hacer cumbre en todos los grandes picos del país. Una iniciativa que han denominado “Los Techos de España” y en la que ponen en práctica su particular método de abordar montañas en busca de la cumbre.

La tarea de alcanzar la cima no siempre es sencilla pues, aunque el reto no sea coronar el Everest o el Kanchenjunga, las posibilidades de este grupo de invidentes dependen en gran medida de la climatología y el estado del terreno dada la complejidad que implica a estos montañistas desplazarse por la ladera de cada montaña. Un motivo que hace de cada ascensión una experiencia distinta y un respetable desafío

La zamorana Erika, durante una ascensión anterior.

La zamorana Erika, durante una ascensión anterior. Cedida

Bukaneros Solidarios, sin embargo, cuenta ya con muchas tablas a la hora de desarrollar desafíos como el que se desarrollará en Peña Trevinca. Y es que, además de ir armados con la pasión que les une y la ilusión por transmitir ese espíritu solidario, inclusivo y deportivo del que hacen gala, manejan material acorde a cada una de las escaladas que realizan. Salidas que planifican con detalle y para las que se preparan a fondo, tratando de evitar así cualquier complicación posible. 

Con el refugio de San Bernardo, propiedad de los amigos de la Agrupación Montañera Zamorana, la aventura está servida para estos invidentes capaces de encumbrarse a base de esfuerzo.

Compartir el artículo

stats