Saulo Hernández, visiblemente triste tras no lograr el pase a la siguiente ronda del play-off de ascenso a LEB Oro, destacó tras el partido que el Zamora Enamora perdió “una ocasión increíble para hacer algo grande por el baloncesto de la ciudad” y lamentó no haber podido hacer mejor eliminatoria, si bien señaló “no poder pedir más” a sus jugadores y afición.

Hay que felicitar a Valencia Basket, a sus jugadores y su cuerpo técnico porque han demostrado que pese a su juventud son dignos finalistas de la competición. Les deseo lo mejor”, quiso apuntar Saulo antes de confirmar que la derrota “duele mucho” pero no la forma de perder.

“La forma no duele. Firmo esta siempre, sin duda. Lo que no está bien es perder sin opciones, pero perder con un equipo que se deja el alma y que remonta cuando todo parece perdido junto a un pabellón entero de pie para animar y que te hace creer... eso lo firmaré siempre”, aseveró, señalando que lo primero que le venía a la cabeza era “cabreo por perder en Valencia”. “La eliminatoria se pierde allí, donde personalmente creo que no hice buen trabajo e hizo que viniéramos con una desventaja muy difícil de jugar”, comentó.

Sobre el encuentro de ayer, Saulo destacó que “le puedo pedir nada más a los jugadores” y a la afición, . “absolutamente nada más”. “Todos los que han saltado a la cancha han hecho lo que les he pedido y han estado con los cinco sentidos en la pista, poniendo al equipo por encima de lo individual”, afirmó, añadiendo: “al iniciar el último cuarto, estábamos 16 abajo pero han hecho un esfuerzo brutal, en mayúsculas, y hemos tenido la jugada para pasar. Han representado los valores del club, honrando la camiseta todo el año. Ha sido un privilegio ser su entrenador”.

Por último, el técnico no dudó en subrayar que “desde fuera puede parecer que tras esto hemos crecido como club, pero desde dentro creo que perdimos una ocasión increíble de hacer algo histórico para el baloncesto de la ciudad”.