Kiosko

La Opinión de Zamora

Baloncesto | Liga LEB Plata

Resumen y Resultado del Zamora Enamora - Reina Yogur Clavijo: Derrota para ser quinto y medirse a Hestia Menorca (73-86)

Los zamoranos, espesos en ataque, alcanzaron el descanso nueve puntos por debajo de su rival

Harris II trata de encarar el aro rival ante el Reina Yogur Clavijo.

El Zamora Enamora no pudo terminar la liga regular con victoria ante su afición y cayó derrotado en el Ángel Nieto por un claro 73-86 ante el Reina Yogur Clavijo en un partido que, bajo un arbitraje para el olvido, fue dominado por los riojanos desde su inicio. Un cuadro que, a base de intensidad defensiva y el acierto de Jofresa y Norris, tumbó a los de Saulo Hernández, que acabaron quintos la liga regular. Posición que le obligará a empezar el play-off frente al Hestia Menorca en casa la próxima semana.

El Zamora Enamora arrancó el duelo por debajo en el marcador tras fallar sus primeros intentos de canasta desde diferentes distancias. Jofresa y Kovalov ponían un parcial de 0-5 ante un cuadro local espeso a la hora de mirar el aro rival. Un mal inicio que se alargó durante los siguientes minutos y que obligó a Saulo Hernández a mover ficha, primero con un cambio de pívot y, después, con un obligado tiempo muerto cuando el marcador era de 0-9.

La puntería zamorana no mejoró tras el receso, de hecho, los locales siguieron fallando canastas de forma increíble bajo aro, hasta que Bakumanya rompió la sequía tras asistencia de Harris II. Pero, aunque esa canasta y otra posterior del pívot no resolvieron el problema, dieron inicio a un buen parcial con el que reducir diferencias en el marcador (6-10, m. 8).

Gómez, con un gran triple, cortó la nueva inercia del duelo, devolviendo una cómoda ventaja al Reina Yogur Clavijo, que respondió a la posterior acción con tiro libre adicional de Round con un nuevo acierto desde el perímetro para situar la renta visitante en siete puntos al final del primer periodo (9-16).

La contienda se reinició con gran intensidad defensiva en el comienzo del segundo cuarto, donde el contacto era regla y los árbitros actuaron con desidia. Ningún equipo concedió tiros fáciles y ello conllevó a que la primera canasta del periodo llegara tras dos minutos y medio de juego, anotando en apenas unos segundos ambos equipos bajo tablero. 

Así se instauró un intercambio de golpes que Reina Yogur Clavijo aprovechó para irse a un colchón de dobles dígitos con un triple sin oposición. Y es que, mientras poco a poco Norris estiraba la ventaja visitante, los locales perdían varios balones y sufrían para sumar a su casillero (13-23, m. 15). Un mal momento en el que emergió la figura de Sene, con siete puntos consecutivos de gran mérito que forzaron el tiempo muerto visitante con 20-27 en el luminoso a tres minutos del descanso.

El golpe sobre la mesa del ala pívot local no tuvo prolongación tras el asueto, principalmente porque los fallos arbitrales lo impidieron. Errores que, unidos a la técnica señalada a Saulo Hernández, dieron aire a los riojanos. Eso sí, el Zamora Enamora no se echó atrás y siguió remando para llegar al final del primer acto con una desventaja de nueve tantos (25-34). Una diferencia asequible si los zamoranos daban un paso al frente, con el permiso de los colegiados.

Bakumanya y Harris II encontraron el aro nada más arrancar el segundo tiempo para relanzar al Zamora Enamora, a la caza de un Reina Yogur Clavijo que con un triple salvaba parte del impacto del buen arranque local. Los de Saulo Hernández firmaron un parcial de 9-3 para ponerse a tan solo tres puntos de su rival, que seguía en el partido a base de aciertos desde la lejanía (39-40, m. 25).

Las sensaciones en el cuadro local eran muy buenas, a diferencia de los cuartos anteriores. Y así, y con los árbitros poniendo freno a la intensidad defensiva riojana, Zamora Enamora amagaba con tomar el mando del luminoso. Lo tuvo en su mano, con varios tiros libres, pero falló y permitió a su rival poner tierra de por medio en las acciones siguientes con García como estilete en la distancia. El triple del visitante para el 41-49 que culminaba un 0-7, obligaba a Saulo Hernández a parar el choque a los 27 minutos.

El receso no cortó la racha visitante. Todo lo contrario, pero al menos terminó con la sequía parcial de un cuadro zamorano empujado por su grada para volver a la pelea de la mano de Harris II y Bakumanya. Sus puntos, como los de Kalinicenko, resultaron claves para volver a estrechar diferencias, quedando la renta riojana en cuatro puntos antes de los diez minutos decisivos del envite (52-56).

Reina Yogur Clavijo se mostró tremendamente fiable al comienzo del periodo determinante. Encontró canastas en la pintura y la inspiración de un gran Jofresa lejos del aro para frenar los aciertos de Kalinicenko que ajustaban el envite. El lituano marcó el ritmo pero, esta vez, sus compañeros no le siguieron y la diferencia se fue a siete puntos en favor de un Reina Yogur Clavijo que sacó las uñas para defender su renta con permiso de los árbitros (62-70, m. 33).

Los hombres de Saulo no capitularon pero se chocaron frente a un muro infranqueable. Reina Yogur Clavijo se encontraba cómodo en pista y anotaba con fluidez ante un cuadro local desquiciado, como la grada, con el arbitraje. Una antideportiva a Bakumanya, objeto anteriormente de dos faltas en la misma acción, puso el partido prácticamente cuesta arriba para los locales y forzó a Saulo Hernández a parar el duelo (64-74, m. 36).

El receso no alteró la dinámica del choque en su desenlace. Un parcial de 0-5 afianzaba a los riojanos al frente del electrónico, con un gran Norris que dejaba casi cerrado el envite a tres minutos para el final con una canasta con tiro adicional que situaba la diferencia en 14 puntos.

Pese a tener el envite perdido, el Zamora Enamora no tiró la toalla. Encontró el aro rival y peleó por una derrota lo más digna posible. Un tropiezo que acabó siendo de 13 puntos, con un 73-86 final que dejó a los de Saulo Hernández quintos en la tabla al ganar Tizona Burgos su partido.

Compartir el artículo

stats