Jorge Bueno cumplió con las expectativas en la primera etapa de la Vuelta a Asturias, en la que debutaba como profesional. El ciclista de San Cristóbal de Entreviñas se situó en el puesto 95 de la clasificación en una jornada que arrancó en Oviedo y tuvo su línea de meta en Pola de Lena.

El integrante del equipo venezolano del Gios-Kiwi Atlántico no desmereció ni pagó su condición de novato, rubricando un tiempo más que digno a 22:03 del primer vencedor, el gran favorito, Nairo Quintana. La etapa empezó con la temprana escapada del portugués Daniel Viegas (Eolo-Kometa) y el español José Gutiérrez (compañero de Bueno en el Gios), que coronaron juntos el Alto La Fumarea (2ª).

El español dejó atrás al portugués en el puerto más exigente de la etapa, el Alto de La Collaona (1ª), y aguantó en cabeza hasta que el pelotón lo alcanzó en la subida a La Cabaña (3ª), papel que le sirve al corredor del Gios para hacerse con el maillot de líder de la montaña.

En esos últimos 30 kilómetros de etapa, fue otro grupo formado por 19 corredores, y con el español Héctor Carretero (Movistar) a la cabeza, el que se lanzó a coronar Carabanzo (3ª).

Latour y Quintana anularon la ventaja de Carretero antes de que éste culminase la última subida de la jornada, y fue poco antes de llegar al alto cuando el exciclista del Movistar lanzó el ataque definitivo.

Quintana logró coronar en solitario el Alto de Carabanzo y, aunque Latour inició con él la bajada de dos kilómetros hacia Pola de Lena, tomó distancia en los últimos metros de etapa y cruzó la línea de meta con 20 segundos de ventaja sobre el francés.

Este sábado se disputará la etapa reina de la ronda asturiana, que llevará a los corredores desde Candás hasta Cangas de Narcea y que tendrá en la subida y bajada del Alto del Acebo la parte más exigente del recorrido.

Será, sin duda, una prueba de fuego para el representante de la provincia y es que se trata de una etapa muy dura y exigente en la que se podrá a prueba, junto al resto del pelotón.