El Caja Rural Amigos del Duero sigue creyendo en sus opciones de continuar el año que viene en Primera Nacional. Posibilidades que aumentaron al conseguir ganar por 3-1 a un rival directo en la lucha por la permanencia, el Fuensalida, en un intenso partido en el que las zamoranas dominaron y fueron superiores, si bien se vieron obligadas a remontar para sumar tres nuevos puntos a su casillero.

La contienda, disputada en la Ciudad Deportiva fuera del horario habitual, comenzó con el Fuensalida mandando sobre el verde. Era un control discreto, pero suficiente como para acercarse a los dominios de Sara y poner en apuros a un Caja Rural que pronto se vio por detrás. Y es que, en un saque de esquina, las visitantes aprovecharon un error en la marca de la defensa gualdiverde para poner el 0-1 en el marcador.

El tanto podría haber sacado al equipo de Nacho Merino del partido pero, en esta ocasión, el Caja Rural mostró carácter y personalidad, ocurriendo todo lo contrario. En apenas unos minutos, eran las zamoranas las que llevaban la voz cantante y anulaban por completo a sus adversarias. Hasta tal punto que, una vez logrado el empate anotado por Alba Fariza, el cuadro local fue acumulando una ocasión tras otra pudiendo golear en unos primeros 45 minutos soberbios. Un tiempo que se cerró con 3-1 como tanteo gracias a un extraordinario gol desde la frontal de Nadia y a un incursión por banda derecha con finalización efectiva en el área de María Matellanes. Dos tantos que bien pudieron haber sido más con algo de fortuna.

Con dos goles de renta a su favor, el Caja Rural pasó a manejar el partido de otra forma en la segunda parte. El Fuensalida trató de hacerse con el choque, estiró líneas y amasó más el balón porque así lo quiso el plantel de Nacho Merino. Las zamoranas pasaron a dosificarse, defender con solidez y buscar las cosquillas de su rival a la contra. Estrategia que si bien no le permitió sumar más goles e las oportunidades de las que dispuso, si le llevó a sumar con bastante claridad los tres puntos en juego. Un botín clave para seguir aspirando a la permanencia en las siguientes jornadas.