El Atlético Benavente cayó derrotado (4-5) en un partido vibrante celebrado en la Rosaleda entre dos equipos (Atlético Benavente y El Ejido) necesitados de puntos y victorias para continuar en la pelea por el Play Off de ascenso a Primera División. Un partido que comenzaba con cierto respeto y control entre dos equipos que en la ida anotaban un total de 8 goles y que salieron a la pista benaventana intentando minimizar errores. Precisamente en un error de salida de presión, los andaluces anotaban a través de Alex Motos el primero de la tarde cuando restaban 4 para el descanso. Pero en esta ocasión los locales estaban enchufados y Malaguti en acción personal en banda recortaba a su rival y batía de disparo cruzado a Jesús para empatar el choque a uno con el que se iba a vestuarios.

Tras la reanudación el encuentro pasó a otra fase. Los ataques comenzaban a sobreponerse a unas defensas marcadas por el cansancio y en esto de las transiciones, los andaluces mostraron su verdadero peligro. Al poco de la reanudación, Alex Motos finalizaba una transición de los almerienses para poner de nuevo a los suyos e iniciar una segunda mitad que tendría hasta siete goles.

Tras un periodo de cierta estabilidad en el juego, según pasaban los minutos el partido comenzaba a abrirse más y más. Los porteros aguantaban el tipo y mantenían a los suyos en el encuentro con grandes intervenciones. En el minuto 27 de partido, un robo y salida a la contra local terminaba con el balón en los pies de Dilín tras una gran asistencia de Malaguti, que batía a Jesús con calidad cerca del palo. Empate en el marcador y ambos equipos que comenzaban a sumar faltas en su casillero con lo que las defensas poco podían hacer ante el vendaval ofensivo de ambos equipos.

Con el dominio posicional de los visitantes, los locales aprovechaban la transición para hacer daño a los de Poveda. Iván Domínguez sacaba una bajo palos y en la transición finalizaba casi a puerta vacía para poner a los de Benavente por delante a falta de 8 minutos para el final. Y pudo ser mayor la diferencia ya que Dani Martín no aprovechaba un lanzamiento de doble penalti con seis minutos aún en el marcador o Charlie no acertaba a enganchar un gran pase al segundo palo de Malaguti que dieron alas a un conjunto visitante que se veía superado por la intensidad local.

Cuando el luminoso marcaba 1:58 para el final llegaba el jarro de agua fría para los benaventano. Cristian Rubio enganchaba un gran disparo desde 12 metros que besaba la base del poste de un acertado Marcos Vara. Un disparo aislado fruto de un saque de banda que marcó el devenir del encuentro ya que acto seguido, los locales cometían la sexta falta y Cortés no fallaba en el lanzamiento desde los 10 metros y ponía por delante a visitantes.

Con poco más de un minuto para el final, los locales arriesgaban con una presión en campo rival que facilitó el quinto tanto anotado por Nacho Gil a puerta vacía en un intento desesperado de los locales de empatar. Habría tiempo aún para que Malaguti jugando de portero jugador metiese el miedo en el cuerpo de los visitantes con un fuerte disparo que ponía el definitivo 4-5 que deja sin opciones reales a los de Benavente pero que demuestra que está capacitado para luchar de tú a tú con los mejores equipos de la categoría.