Han pasado doce años desde que fue nombrado por primera vez delegado provincial de Piragüismo en Zamora y lo cierto es que Rubén García Pedruelo (para todos Capi) sigue con la misma ilusión. En su mirada y en su forma de hablar se desprenden las ganas de mejorar un deporte que, después de brillar como ningún otro en la provincia, ha superado horas bajas y vuelve a apuntar alto, aunque queda mucho recorrido por delante. Él es sincero y admite que esperaba seguir y es que, al fin y al cabo, el suyo es un puesto de confianza de designa el presidente de la Federación en Castilla y León, cargo que ocupa el también zamorano Alberto Amigo. “La verdad es que la ilusión sigue intacta, puede incluso que incluso más que antes dados los tiempos complicados que vivimos y que hacen tener que reinventarte”, explicó el máximo responsable del piragüismo zamorano. Después de tantos años, Capi tiene claros los objetivos que se marca en este nuevo periodo y en ellos se aúna la competición con el trabajo con los clubes, con el reto de seguir creciendo de forma conjunta para ayudar sobre todo a los que están empezando. “Como delegado, el primer objetivo que tenemos es traer a Zamora la mayor actividad posible y eso es algo que beneficia a los clubes de aquí”, indicó García Pedruelo quien, además, recordó que en 2020 estaba previsto en la capital, coincidiendo con el Descenso Ibérico de San Pedro, la disputa del Nacional de Ríos y Travesías, que tuvo que ser cancelado por la pandemia sanitaria. En este 2021 ni se plantea un campeonato de esas características, pero para el siguiente curso, podrían tratar de traerlo, siempre y cuando la situación lo permita.

Como segundo reto para este nuevo mandato, Rubén García Pedruelo cree fundamental seguir trabajando en la unión de los clubes. A nadie se le escapa las trifulcas que ha habido entre las entidades, pero con esfuerzo se ha conseguido limar asperezas y “aunque es evidente que cada club tiene sus propios objetivos, pueden sentarse a hablar, algo que cuando entre en 2009 era impensable”. Uno de los pasos en firme que se dio el pasado verano fue la creación de la Escuela de Piragüismo “un buen punto de partida para promocionar a los jóvenes”, pero la idea es que siga creciendo en busca de objetivos comunes. Será complicado regresar a años pasados cuando Zamora estaba en la picota del piragüismo nacional, pero Capi promete trabajo.

La vuelta, en Villardeciervos

Poco a poco y tras un año muy difícil por la cancelación de casi todas las competiciones, se empieza a elaborar el calendario y Zamora vuelve a estar presente en la agenda regional. Será en la playa de Los Molinos de Villardeciervos, donde el 6 de marzo se celebrará el Autonómico de Invierno en las categorías Sénior, Sub-23 y Juvenil, en lo que será la prueba piedra de toque para ver el estado de los palistas. Dos semanas más tarde la actividad se traslada a Sevilla con el Campeonato de España de Invierno, y el 27 de marzo, de nuevo en la playa cervata, se celebrará el Autonómico de Jóvenes Promesas para Cadete e Infantil. Con estas premisas, y la mejor de las intenciones, todo está preparado para una nueva temporada en la que, con todos los protocolos, esperan que se lleve a cabo con la mayor normalidad posible.