Un doblete de Leo Messi, que ha anotado en las últimas cinco jornadas de liga y ya suma 15 tantos, otro doblete de Francisco Trincao, que suma tres goles en dos partidos, y un tanto de Junior Firpo le permitieron al FC Barcelona lograr una cómoda victoria ante el Alavés, en un partido en el que Ronald Koeman realizó variaciones pensando en el partido de Champions del próximo martes ante el PSG.

Pensando en Europa, al Barcelona le costó desperezarse. Era un partido para masticar, ante un rival que no escondía su ansia de esperar y que cruzaba los dedos para sorprender en alguna contra, y durante la primera media hora fue así.

Messi estaba fallón, Trincao no desbordaba, Riqui era muy previsible y el trabajo de Griezmann no era suficiente. Sin embargo, en una buena acción de Mingueza, cada vez más suelto en el lateral derecho, el balón llegó a Ilaix que cedió a Trincao para hacer el 1-0.

Abierta la lata, el Barça se sintió liberado y empezó a jugar mejor y parecía resolver el choque con el 2-0, al borde del descanso, obra de Messi.

El Alavés no se resignó y un error de Ilaix Moriba fue aprovechado por Rioja para, en una carrera de 30 metros, superar a los centrales y batir a Ter Stegen. Sin embargo, el Barcelona no se puso nervioso y, una vez volvió a ver puerta, decantó el choque a su favor.

Tras tres ocasiones y a un cuarto de hora para el final, Trincao hizo el 3-1 y el Barcelona puso la directa hacia una goleada fácil pese a las rotaciones.