Sito en la tercera plaza de la clasificación al término de la primera parte de la liga en el Grupo 1-A de Segunda División B, cabría esperar que la plantilla del Zamora CF no sufriera cambio alguno a lo largo del mercado de invierno que, ahora mismo, está en marcha. Sin embargo, la entidad rojiblanca es consciente de lo larga que puede llegar a ser esta temporada tan extraña. Por ello, desde el club no se descarta que se realice alguna incorporación en las próximas semanas para mejorar un poco más el plantel que tan excelente nivel está mostrando bajo las órdenes de David Movilla.

“Es evidente que, como todos los clubes, estamos atentos al mercado de invierno. Lo tenemos en cuenta y seguimos sus evoluciones pero, a día de hoy, no tenemos nada entre manos”, señala un César Villafañe que no duda en afirmar que, en el Zamora CF, se está “muy contento con el rendimiento de toda la plantilla”.

El director deportivo rojiblanco reconoce que el mercado de invierno “abre la posibilidad a reforzarse” y que podría ser importante dar ese paso en una campaña como esta. Por ello, no duda en asegurar que “si dentro de las dos o tres semanas que restan podemos encontrar una opción para mejorar al equipo, quizá se podría hacer algún movimiento”. Eso sí, no esconde la “enorme dificultad” que encierra este periodo de fichajes y lo intrincado que resulta potenciarse en enero. “En verano ya es complicado encontrar jugadores que estén en disposición de venir, pero ahora es aún más difícil hallar un futbolista dispuesto a dejar su equipo o que esté libre y encaje dentro del perfil”, asevera Villafañe.

¿Y qué perfil podría interesar al Zamora CF en este momento, ocupando la tercera plaza cuando aspira a evitar el descenso? Pues uno que potencie sus áreas más débiles. Las zonas del campo en las que hay efectivos escasos o necesitan de hombres con otras características. Por lo que, a tenor de los datos que ha dejado el equipo en esta mitad de la primera parte de campeonato, hay dos opciones probables: un defensa y un delantero centro.

El primero de los perfiles, el destinado a apuntalar la zaga rojiblanca, es el que más interesa. No en vano, el número de opciones con las que cuenta Movilla son más reducidas en esa parcela. Basta con mirar el alto número de minutos jugados por Parra, Coque, Piña y Crespo para darse cuenta de que una rotación más se antoja necesaria.

En principio, el gran refuerzo para la defensa del Zamora CF iba a ser Asiel. Hace meses, se especulaba que el jugador regresara por estas fechas a la actividad y que sería un hombre importante para el equipo. Sin embargo, ya pesar de que ahora mismo ya está entrenando con el grupo y evoluciona favorablemente de su grave lesión, todavía no está al cien por cien. Por ello, la suma de un jugador más para la zaga no puede descartarse ahora mismo.

El principal interés para los rojiblancos estaría en incorporar a un defensor, ya que Asiel aún no está recuperado al cien por cien

Lo que parece más difícil es la incorporación de un delantero. Y es que, en ese área, el Zamora CF cuenta con un amplio abanico de jugadores. Sergio García, Valentín, Adri Herrera, Sergio García, Jacobo Alcalde, Escudero o Guille Perero conforman un ramillete de opciones considerable para los puestos de vanguardia. Sin embargo, ahora mismo, es el centro del campo la parcela con mayor productividad en el cuadro rojiblanco. Además, el conjunto zamorano parece carecer de un perfil similar al que tenía con Murci o Rubiato, dos delanteros que destacan por su potencia, juego aéreo y capacidad para el remate en área rival.

Desde luego, entre ambas opciones parece claro que si el mercado de invierno ofrece la posibilidad de incorporar a un jugador más al plantel rojiblanco, el Zamora CF se inclinaría más por sumar al grupo a un defensor. Aunque, para ello, además de incrementar el nivel del grupo debería cumplir con algún que otro requisito como es la polivalencia. Así lo deja claro Villafañe al poner sobre la mesa un futurible fichaje. “En caso de incorporar a alguien, está claro que debería ser un jugador polivalente. Casi siempre, a la hora de hacer los fichajes nos fijamos mucho en que sean futbolistas que pueden ocupar varias posiciones. Es bueno que así sea para temporadas como esta y también porque da mucho más juego al técnico, permitiéndole poder variar esquemas o utilizar diferentes estrategias”, reconoce el director deportivo.

Sin embargo, y teniendo en cuenta la actual plantilla del Zamora CF, el poder reforzarse tendría un coste. Y es que, ahora mismo, el número de fichas impide un fichaje sénior sin que hubiera alguna baja. Eso sí, en caso de un jugador Sub-23 este problema no existiría.

Lo principal, según señala Villafañe, “es la calidad, que mejore la plantilla que se tiene”. Por ello, no es descabellado pensar que alguno de los jugadores actuales del Zamora CF deje de formar parte de la plantilla rojiblanca si el refuerzo adecuado aparece en el mercado. Un capítulo de bajas que no cuenta ahora mismo con demasiados candidatos, pudiendo únicamente especularse con la posible marcha de alguno de los jugadores que menos minutos han tenido hasta la fecha. Aunque, todo ello, dependerá de un mercado de invierno al que el Zamora CF mira solamente de reojo dado el excelente momento que vive ahora mismo.