El Virgen de la Concha encajó una abultada derrota ante un rival que le superó siempre y que se aprovechó de la escasa aplicación defensiva del equipo zamorano.

Este nuevo Caja Rural VC está muy lejos todavía de alcanzar el nivel que se le presupone y ayer quedó patente que, salvo los triples de Juanma Robles y el incansable trabajo en la dirección del juego de Alex Talamino, el resto está todavía por hacer.

El de ayer fue un partido sin historia en el que tan sólo se produjo un cierto equilibrio de fuerzas en el primer cuarto (12-17) pero a partir de ahí, la ventaja del equipo vallisoletano no paró de crecer hasta alcanzar los 30 puntos de ventaja en el minuto 32 con 35-65. Tan sólo en los minutos de la basura pudo verse algo más en el equipo zamorano.