El ciclista Josef Cerny (CCC Team) ganó en la jornada de ayer la decimonovena etapa del Giro de Italia, disputada finalmente entre las localidades de Abbiategrasso y Asti sobre 124,5 kilómetros, tras acortarla la organización ante la negativa del pelotón a afrontar los 258 kilómetros iniciales, en una jornada fría y con lluvia puntual en la que el checo se impuso, en solitario, desde la fuga. Cerny logra su tercera victoria en 2020, la séptima en su carrera profesional, y lo hizo metiéndose en la escapada del día y atacando a sus compañeros a más de 20 kilómetros de la meta. Pero, en este día oscuro en muchos sentidos, la noticia fue sin duda el “motín”, el pulso, que el pelotón impuso a un Giro de Italia que aceptó acortar la etapa a regañadientes.