El nuevo Barcelona de Ronald Koeman empezó ayer la pretemporada sin su capitán, el delantero Lionel Messi, que se mantiene en su deseo de abandonar el club y que incurrió en falta grave dentro del código de conducta de la entidad. El padre del argentino aterrizará en pocos días en Barcelona para negociar su marcha. Una salida que podría unirse a la de Ivan Rakitic, también ausente en la sesión de ayer, pues está a un paso de fichar por el Sevilla CF.