Los Mercedes dominaron con bastante autoridad la jornada de entrenamientos libres de ayer del Gran Premio de España, sexta cita del Mundial de Fórmula 1, mientras que Carlos Sainz (McLaren) mejoró sus prestaciones de la mañana a la tarde en lo que se presupone una apretada zona media.

Las “flechas negras” afrontan con ganas y “picados” en su orgullo esta carrera después de lo vivido en Silverstone en los dos anteriores Grandes Premios, sobre todo el del 70º Aniversario del pasado domingo donde fueron batidos por el Red Bull de Max Verstappen.

Los neumáticos y el calor fueron un auténtico quebradero de cabeza para la escudería alemana, que vio como la gestión de las gomas y la estrategia de sus rivales fueron muy efectivas para endosarle su primer revés del año. En cambio, en Montmeló, con compuestos más duros de Pirelli, los dos Mercedes aparentaron sufrir menos, sobre todo en las tandas largas y recuperaron su tradicional dominio.

En la primera sesión, Bottas y Hamilton fueron los únicos en bajar de la barrera del 1:17, con el finlandés encabezando la tabla de tiempos con un crono de 1:16.785, siendo el más rápido del día. En una segunda sesión, por contra, fue Hamilton más veloz con su compañero con un tiempo de 1:16.883, casi dos segundos menos que un Carlos Sainz que acabó séptimo.