María Hernández, entrenador del Zamora B. | J. L. F.

Once inicial del Villaralbo B. | Cedida

Reñida, disputada y al rojo vivo. Esos son los adjetivos que van a caracterizar a la Provincial de Aficionados durante la temporada 2020-21, si nada impide su celebración. Siempre se ha tildado a esta liga de aburrida o incluso de falta de nivel, pero este año nadie se la puede perder. Tras la consecución del ascenso por parte de CD Coreses por méritos propios y “gracias” al coronavirus que hizo frenar la competición, hace que en la provincial se genere una vacante que será ocupada por el filial del Zamora CF. Tras descender en la temporada 2017-18, los responsables del club zamorano decidieron no inscribir al año siguiente a su filial en la Primera División Provincial de Aficionados. Sin embargo, este año y resurgiendo de sus cenizas deciden inscribirse con la intención de dar guerra y por supuesto buscar una plaza en lo más alto de la tabla que lo lleve donde militaba el club hace tres años.

La Provincial estará formada, a expensas de sorpresas, por 12 equipos: Fresno de la Ribera CF, un club que se quedó a dos puntos del CD Coreses y que por lo tanto se convierte en uno de los candidatos a conseguir la liga, ya no solo por plantilla sino también por su experiencia en la categoría.

El CD Villaralbo B, tercero la pasada temporada, con una gran cantidad de jugadores jóvenes, con una gran fortaleza en el Fernández García, y con Loren Fernández de nuevo en el banquillo tras renovar con el club azulón.

Mientras, el CD Camarzana y Los Valles, que dio la sorpresa el año pasado al colarse en la cuarta posición del campeonato, y ya se verá que plantilla arma para la siguiente temporada. CD Villalpando, la decepción de la campaña pasada en la Provincial ya que se postulaba como uno de los grandes candidatos a ganar la liga, este año querrá la revancha.

Por su parte, el CD San Cristóbal, uno de los clubes más humildes de la liga y que guarda todas sus armas para los partidos en casa, jugar allí es un infierno.

La UD Toresana, con la llegada de Jesús Benito, el club cermeño espera una temporada plagada de victorias y se presenta con el objetivo de ascender a Regional, una idea que el año pasado se transformó en un alicaído séptimo puesto.

El Zamora “B” CF renace como el Ave Fénix y se presenta como uno de los candidatos a ganar la Provincial. Aun no se sabe quién formara la plantilla pero sí se ha fichado a un entrenador con mucha experiencia, María Hernández, que será el encargado dirigir el equipo a Regional. Por último, Morales del Vino Atlético, Santa Croya CF, Sporting Zamora CF, Racing Club Benavente y Atlético Zamora, cinco equipos que la pasada temporada no pasaron la barrera de los 14 puntos y que esta temporada querrán mejorar registros.

No hay buenas nuevas en cuanto al calendario, y es que hasta que no se establezcan los comienzos que categorías superiores, la Provincial tendrá que esperar.