El ciclista neerlandés Fabio Jakobsen (Deceunink-Quick Step) se encuentra en estado "grave" y en "coma inducido", pero está "estable" y sin lesiones cerebrales y espinales, y que ha tenido que pasar por el quirófano por sus lesiones en la cara, tras su grave caída de este miércoles en la primera etapa de la Vuelta a Polonia.

"Todavía se encuentra en coma inducido y debe ser supervisado de cerca durante estos días en el Wojewódzki Szpital en Katowice", explicó el Deceunink-Quick Step en un comunicado. Además, confirmó que Jakobsen se sometió a una "operación en el rostro durante la noche" y que "a última hora de hoy jueves los médicos intentarán despertarle". "Queremos dar las gracias a todos por el enorme apoyo", añadió.