El Zamora CF es de nuevo equipo de Segunda División B. Tras pasar cinco años en el infierno de la Tercera División esta plantilla 19-20 será recordada por devolver al club del Duero a una categoría de la que nunca debió irse. Por fin, 21 años después se lograba un ascenso después de todas las intentonas fallidas, primero para alcanzar la Segunda A y en los últimos años para regresar a Segunda B, y ya era una realidad. Se hizo por todo lo alto, ganando a una Gimnástica Segoviana que no pudo parar el potencial zamorano.

Aunque les valía el empate los rojiblancos quisieron demostrar su condición de líder de grupo y así se plasmó en el terreno de juego y en los goles de Valentín en la primera parte y de Sergio García en el segundo tiempo aunque la Gimnástica en la recta final puso emoción al acortar distancias y poner el definitivo 2-1.

Para esta gran final, se vieron variaciones respecto al choque ante el Numancia B. Tal y como se esperaba, atrás no hubo cambios, pero sí se movió el equipo a nivel ofensivo con la entrada de Dani Hernández y Valentín, máximo goleador del equipo, mientras que Vallejo y Rubiato fueron los “sacrificados” respecto a la semifinal. Aún así, mucha pólvora en la recámara. Enfrente, la Segoviana introdujo pocas modificaciones respecto a su partido ante la Arandina (0-0), sabiendo que en esta ocasión el empate no les iba a ser suficiente. Aún así, el Zamora CF debía llevar la batuta y no esperar, aunque en estos partidos la cautela es, a veces, inevitable, al menos en los primeros minutos.

Arrancó el duelo y los rojiblancos estaban a noventa minutos de la gloria que llegaría solo con no perder ante el segundo mejor equipo del Grupo VIII. Aplacando nervios, que los había en el campo y en las gradas, se vivió un arranque intenso con dos plantillas que sabían lo que había en juego y fue el Zamora, con sendos disparos de Valentín y Dani Hernández, el primero en probar suerte. Los rojiblancos no dudaron en mostrar los dientes mientras que los del acueducto apretaban en defensa. No les quedaba otra y es que la ofensiva zamorana salió a por todas, y ellos además perdían a Javi Marcos que en el minuto 12 tuvo que ser sustituido por un fuerte golpe.

El Zamora no dejaba de presionar a un rival que pareció despertar a partir del cuarto de hora para gozar de su primera aproximación con un cabezazo que quedó en intentona sin problemas para Villanueva. Los del Duero estaban más sueltos y poniendo su juego en La Balastera con un resultado, además, que les valía. Poco a poco las fuerzas tendieron a igualarse e incluso por momentos era la Sego quien empezó a dominar a los del Movilla y rondaban el área zamorana. El encuentro era un “toma y daca”, hasta que el Zamora CF por fin se desveló. Fue en el tercer saque de esquina que volvió a botar Carlos Ramos y que, aunque tocó el portero, se encontró Valentín, el máximo artillero, para poner un prometedor 1-0 que allanaba un poco el camino hacia la categoría de bronce.

Carlos Ramos celebra el primer gol de Valentín en el play off de ascenso del Zamora CF ante la Segoviana. José Luis Fernández

Lo más difícil parecía hecho, pero en el Zamora nadie bajaba los brazos ante un rival que trataba de revolverse consciente de que un gol, aunque no les era suficiente, les volvía a meter en el partido.

Sin embargo, los zamoranos no cedieron un ápice, rompiendo una y otra vez el juego de unos rivales que intentaban sumar metros y sorprender, permitiendo a Villanueva a lucirse con un disparo lejano de Manu.

Aun siendo superior el Zamora la gran final no estaba desmereciendo con un juego intenso y de mucho desgaste para los protagonistas que estaban ofreciendo un gran espectáculo y una enorme lucha en busca de su objetivo. Se llegaba a la recta final y las espadas seguían en alto. El 1-0 ponía al Zamora con dos goles de ventaja y eso les permitía una mayor tranquilidad en la toma de decisiones ante las prisas de su rival que veía como todo se les escapaba. De ahí al final de la primera parte alguna llegada de los de Manu González que se encontraron con el gran seguro que es tener a Villanueva bajo los palos.

El portero del Zamora CF, Jon Villanueva. José Luis Fernández

Para la segunda parte hubo cambio de referente en ataque y Sergio García pisó el césped en sustitución de Valentín. El reinicio fue también intenso pero el reloj corría a favor y el sueño cada segundo estaba más cerca. La Gimnástica corrió riesgos, consciente su entrenador de que era su única oportunidad y el Zamora no cedía y se ponía velocidad en todas sus contras. Hacía falta matar el partido y pasada la hora de encuentro se consiguió tras un gran robo de balón de Carlos Ramos que le puso a Sergio García para que el zamorano batiera a Christian y pusieron un 2-0 que daba más de medio ascenso y es que parecía imposible que esto se escapara.

Sergio García y Carlos Ramos celebran el segundo gol del Zamora CF en el play off de ascenso del Zamora CF ante la Segoviana.

Ahí el técnico de la Sego dio el todo por el todo. Triple cambio y a por todas ante unos zamoranos a los que esto ya no se les podía escapar. Los del acueducto tiraron de orgullo demostrando que de caer sería con honor y es que seguían subiendo por banda tratando de sorprender a un inmenso Villanueva. Eran los últimos minutos del Zamora CF en Tercera División pero la Segoviana quiso meter miedo con un gol en los últimos compases con los que dio algo de emoción a un partido que parecía cerrado. Fue Ivi quien tras tres embestidas ante Jon Villanueva ponía el 2-1 definitivo que dio un baño de bronce a los rojiblancos aunque los rivales apretaron hasta el final a la desesperada.

Pitido final, abrazos, lágrimas y felicidad para un equipo, para un club, que ha visto recompensa en su gran temporada.

Disfruta de las mejores imágenes de la jornada histórica del ascenso del Zamora CF en esta galería: