El entrenador de la Segoviana, Manu González aseguró ayer que su equipo ha realizado “una semana buena de trabajo, recuperando jugadores después de un partido de tanta tensión e intensidad como el de la Arandina que dejó secuelas y molestias, pero a día de hoy, estamos todos al cien por cien”. El técnico madrileño insistió una semana después que “para mi era muy importante que estuviéramos todos al cien por cien para poder elegir entre todos los jugadores de que disponemos y, por suerte, para el partido contra el Zamora volveremos a estar todos”.

Manu se mantiene optimista respecto a las posibilidades de la Segoviana de conseguir el ascenso porque “si la semana pasada estábamos a dos pasitos, ahora estamos a uno. Estamos con mucha ilusión. Somos un equipo que, después de un año trabajando, hemos llegado al objetivo que es estar vivos en el último partido y encima, depender de nosotros mismos. En eso no nos puede ganar nadie. A ilusión, a ganas a intentar demostrar que todo este camino ha valido la pena, no nos puede ganar nadie, ni el Zamora ni ningún otro equipo”.

El técnico azulgrana no espera que el Zamora pueda sorprender hoy con alguna novedad táctica: “A estas alturas creo que es difícil sorprender porque nos conocemos muy bien, entre los jugadores también se conocen porque son muchos partidos los que hemos jugado entre nosotros. Pero todo dependerá del acierto de los jugadores y espero que los nuestros estén acertados y dentro del partido que queremos desarrollar. Espero que salgan las cosas bien y que tengamos esa pizca de suerte que vamos a necesitar en momentos puntuales”. Manu recordó que la Segoviana ha marcado en todos sus partidos por lo que ha pedido un esfuerzo especial en defensa.

Por su parte, Dani Arribas también se mostró esperanzado ayer ante los medios de comunicación y reconoció que “ha sido una semana más de preparación. Nosotros tratamos de hacer nuestro trabajo bien que es lo que nos ha traído hasta aquí. No es lo mismo un rival que otro y el Zamora nos va a poner las cosas difíciles pero sabemos que dependemos de nosotros, de estar acertados, de defender bien, porque sabemos que el partido son 90 minutos y en las condiciones que estamos nos permitirán estar fuertes en cualquier momento del partido”.