El Real Valladolid tuvo que conformarse con un punto tras empatar a cero ante el Real Valladolid Levante en un partido en el que el cuadro local dominó con claridad la segunda mitad y contó con numerosas ocasiones, incluido un penalti en el minuto 97 que lanzó el turco Ünal Enes y despejó el portero Aitor Fernández.

Salió con comodidad el Levante, que buscó controlar el esférico desde el inicio para aprovechar su velocidad y tratar de sorprender a los locales, aunque estos se mostraron serios y ordenados en defensa, como suele ser habitual. Por tanto, aunque dominaban los granotas, los vallisoletanos jugaban bajo sus señas de identidad.

Se echaba en falta alguna acción ofensiva de los de Sergio González, que dejaron el dominio al rival en demasía en esa faceta, con escasas opciones de llegada al área levantina, las cuales llegaban desde la banda derecha, con Hervías como protagonista. Pero no se creaba peligro.

Cierto es que se jugaba en el campo blanquivioleta, pero el Levante no era capaz de transmitir peligro tampoco, y, de hecho, transcurrida casi media hora de partido, no se produjo lanzamiento alguno entre los tres palos. El objetivo era tener el balón y no perderlo, y se mezclaba la cautela con una ambición muy medida.

No había ritmo. El Real Valladolid, al contrario de lo que pedía Sergio González la víspera, no dejaba ver su mayor necesidad de puntos ante un Levante que, sin embargo, ya no controlaba tanto la pelota, puesto que en esa guerra sí entró con ganas el conjunto blanquivioleta.

[if IE 9]>

Y así se llegó al descanso. Con el 0-0 inicial, al no contar con ocasiones de gol ni uno, ni otro equipo. Y el descanso pareció cargar las pilas a ambos, puesto que se vio más intensidad en el terreno de juego, y más presión por parte de los locales, que comenzaban a llegar con intención al área visitante.

Primero fue Hervías el que, en jugada individual, se zafó de Toño para ofrecer un gran pase al que no llegó Ünal por poco, y un minuto después, en el 57, fue Nacho el que lanzó un fuerte disparo que fue desviado por Aitor Fernández. Los vallisoletanos habían asumido el dominio y comenzaban a mostrar los dientes.

Se inició una fase de asedio de los locales, y Míchel pudo inaugurar el marcador, aunque su disparo, desde la frontal del área, fue despejado por el meta granota. Entre medias del gran juego local, Hernani y Roger intentaban también inaugurar el marcador, aunque sin éxito.

Pero la ocasión más clara estuvo en las botas de Ünal, cuyo disparo despejó, desde el suelo y con el pie, Aitor Fernández, impidiendo así el tanto blanquivioleta. Tampoco Alcaraz lo logró en una de sus especialidades, el saque de falta directa, a falta de siete minutos para el final.

No sería la última oportunidad, porque Guardiola llegó hasta la cocina y ya se cantaba el gol, pero no enganchó bien la pelota y su lanzamiento salió desviado. El Real Valladolid lo intentaba una y otra vez, y se hizo merecedor de un tanto. Y cuando quedaba un minuto de la prolongación, Medié Jiménez señalaba penalti sobre Guardiola de Aitor Fernández.

Pero ni con esas el Valladolid pudo subir el gol, ya que el portero visitante lograba detener el lanzamiento de Ünal, dejando el resultado en un empate, a todas luces, injusto, por el gran trabajo realizado por el cuadro blanquivioleta en la segunda mitad.

- Ficha técnica:

0 - Real Valladolid: Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Salisu, Nacho; Hervías (Toni Villa, m.73), Alcaraz, Míchel (San Emeterio, m.83), Waldo (Guardiola, m.63), Óscar Plano; y Enes Ünal.

0 - Levante UD: Aitor Fernández; Coke (Jorge Miramón, m.69), Rubén Vezo, Postigo, Toño García (Clerc, m.69); Campaña, Vukcevic, Rochina (Hernani, m.63), Bardhi; Mayoral (Sergio León, m.78) y Roger Martí (Morales, m.78).

Árbitro: Medié Jiménez (Comité catalán). Mostró cartulina amarilla a Waldo (m.28) y Míchel (m.45+), del Real Valladolid, y a Bardhi (m.16), del Levante.

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima tercera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio José Zorrilla. Antes de comenzar el choque, se guardó un minuto de silencio en memoria del que fuera presidente del Real Valladolid, Gonzalo Alonso.