21 de enero de 2020
21.01.2020
OPINIÓN

Malos tiempos para los galgos

También para el periodista resulta difícil hoy en día informar y defender este deporte ancestral

21.01.2020 | 14:42
Dos galgos en plena carrera en la Copa Zamora en una imagen de archivo.

Corren malos tiempos para los galgos. La evolución de la sociedad actual hace que los ataques a este ancestral deporte rural se prodiguen en los últimos años hasta el punto de que el galguero se está convirtiendo en un superviviente en un medio ambiente enrarecido por ciertas corrientes animalistas que no comprenden el deporte más noble y natural de todos los que se practican con animales. 

En este contexto, también al periodista que intenta informar sobre la caza con galgos se encuentra con numerosos inconvenientes, a veces desde sus propios compañeros de los medios de comunicación que le han declarado la guerra a numerosas actividades relacionadas con la cultura rural de nuestras tierras. Hace casi treinta años que descubrí este deporte y desde entonces he intentado defenderlo allí donde he ejercido como periodista, cubriendo puntualmente las competiciones que se celebran por estas tierras y, en especial, los campeonatos de España que son la "Champions" de la caza con galgo. 

Desde este medio de comunicación, no sólo hemos atendido el plano competitivo de los galgos, sino también la información general que le rodea como puede ser en la actualidad la proliferación de la mixomatosis, los robos y abandonos de perros, o el cuidado del medio en el que vive la liebre. Este año, como todos, nuestras informaciones se iniciaron en noviembre con la fase de Castilla y León del Nacional, han continuado con la Copa Zamora y continuará con la Copa Castilla y León, y ahí seguimos recorriendo sembrados y barbechos en el Nacional de Madrigal de las Altas Torres en busca de la rabona, de su instantánea y de su épica. 

Pero en los últimos días, saltó la liebre de forma más sorpresiva que nunca. Una federación olímpica como es la Española de Galgos, ha decidido sin dar explicación alguna, prohibirnos acceder a la mano a los escasos periodistas que nos prestamos al enorme esfuerzo físico que supone seguir la caza durante toda la jornada. Zamora cuenta con dos representantes en cuartos de final y nuestra obligación es informar a nuestros lectores de su actuación en Madrigal. 

Seguiremos al pie de la noticia, como siempre, aunque a partir de ahora no podamos captar las imágenes de nuestros perros y el resto de información que se produce en el momento de la caza. Al parecer, esta Federación no ha encajado bien unas mínimas e intrascendentes críticas vertidas por un compañero en un medio nacional. 

Qué fina tienen la piel algunos y qué poco consideran el esfuerzo que otros hacemos para que ellos puedan seguir a lo suyo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.