13 de octubre de 2019
13.10.2019
Balonmano | División de Honor Plata

Otra lucha hasta el final sin recompensa

Zamora Rutas del Vino cae por dos goles en un igualado encuentro en el feudo de SD Teucro

13.10.2019 | 03:21

De nuevo hasta el final, contracorriente pero con opciones. Y, de nuevo, un esfuerzo sin premio para el Zamora Rutas del Vino. Los zamoranos, ayer, volvieron a caer derrotados lejos del Ángel Nieto y confirmaron su discreto inicio liguero con un 29-27 que aleja a los pistacho de la zona alta de la tabla. Unas posiciones que ocupa su rival, un SD Teucro que ayer se valió de su mayor eficacia para doblegar a su siempre competitivo adversario.

SD Teucro es de esos equipos que hace pagar los errores y los zamoranos no fueron una excepción. El cuadro de Viriato, pese a las bajas de Octavio o Maide, ofreció gran resistencia y mantuvo a su alcance los puntos pese a lo correoso que resulta el bloque gallego sobre la pista. Sin embargo, a la hora de la verdad, el plantel de Leo Álvarez estuvo casi siempre por debajo en el marcador y falló en momentos clave. Errores que dieron aire a los locales, certeros a la hora de decidir el envite.

Los dos equipos comenzaron el duelo fuertes en defensa y con las porterías aportando. Los gallegos exhibían dureza y eso les permitía comandar el marcador, 2-1 antes del cinco, pero el Zamora Rutas del Vino conseguía imprimir velocidad a su transición y marcaba una primera alternancia en el electrónico, 2-3, que pronto volvería a cambiar de lado gracias al acierto de un Iván Rodríguez, 5-3 en el ocho, que al poco sería excluido dos minutos junto a su compañero Dzokic.

Pero el Zamora Rutas del Vino no conseguía sacar todo el partido a su esfuerzo, 6-5 en el minuto doce, instantes en los que jugó en superioridad y en los que marró un siete metros. Un momento clave pues,cuando las fuerzas se igualaron, volvió a sufrir más de la cuenta como evidenciaba el 9-5 que imperaba al cuarto de hora tras dos contras en perdidas de balón y el bloque pistacho jugando en inferioridad. La seis cero de los teucristas ahora resultaba impenetrable y las opciones más allá de los lanzamientos desde nueve metros no existían, el equipo se encontraba muy incómodo en ataque porque los momentos de poder correr con campo por delante se habían terminado y además ahora había mucha imprecisión en la definición.

Sólo en el momento en que el equipo visitante logró cazar una contra redujo el marcador. Una acción que, junto a dos enormes paradas bajo palos en las siguientes defensas, dio el empujón necesario al Zamora Rutas del Vino para recuperar su confianza en ataque y volver a amenazar con el empate en el minuto veinte (9-8). Sin embargo, apareció el local Cisneros y una vez más la igualada no acabó de producirse, llegando nuevo siete metros fallado por los zamoranos.

Pese a sus errores, en el último tramo de la primera parte el cuadro zamorano equipo defendió con mucho orden y se marcharía a los vestuarios con una desventaja mínima, 14-13.

Un gol de Guille nada más reiniciarse las hostilidades consiguió el tan ansiado empate para los zamoranos y ajustaba el partido. Un choque cada vez más tenso que transcurrió igualado incluso cuando los visitantes se quedaron con uno menos. El 17-17 era muestra inequívoca del equilibrio de fuerzas pero, pasados los diez minutos iniciales del segundo acto, Teucro volvió a inclinar la balanza del juego a su favor. No mucho, sin lograr un amplio parcial que sepultara a los zamoranos, pero lo suficiente como para jugar con uno dos goles de diferencia y evitar que Zamora Rutas del Vino se asentara (20-19, m. 45).

La máxima igualdad se volvió a agrietar entonces, 25-21 a falta de diez. Ahora el Zamora Rutas del Vino necesitaba una reacción y apretó los dientes para conseguirla, jugándose el físico ante un rival muy duro que defendía con todo. El equipo pistacho daba un plus en defensa y provocaba varios robos que traían consigo contras mortales y nuevas esperanzas de sumar algo positivo. El 26-25 a falta de cinco minutos para la conclusión daba emoción a un choque que caería del lado del conjunto más fiable. Cualquier cosa podía suceder y la victoria sería justa en cualquier caso.

Tras el tiempo muerto local se vio otra gran defensa de los de Leo Álvarez que terminó con un paradón bajo palos pero también con el colegiado señalando un riguroso siete metros. Pena máxima que Dzokic echó fuera, y que sirvió también para que Zamora Rutas del Vino volviera a empatar después de muchos minutos a remolque.

Con todo por decidirse, el Teucro no falló y por contra Zamora sí lo hizo. Eso le dio opción al Teucro para asegurarse sumar algo y así lo hizo con un misil de Moyano que ponía el 28-26 a falta de un minuto ante la falta de aviso de pasivo por parte arbitral. Como tampoco lo hubo tras el rápido gol de Dalmau que supuso el 28-27 en un largo ataque gallego que acabó con un nuevo siete metros, más que discutible, en favor de los locales. Una pena máxima que no desaprovechó Teucro para hacer el 29-27 final y alargar la negativa racha de un bloque entregado pero carente de acierto cuando lo necesitó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Sin emoción, no hay fútbol

Manu Vallejo y Rubén Sobrino, jugadores del Valencia CF, clausuraron el Área Movistar LaLiga con una respuesta multitudinaria