10 de octubre de 2019
10.10.2019
Baloncesto | Liga Femenina
Durán Ensino 5946Quesos El Pastor

Con la pólvora mojada en Lugo

Segunda derrota de Quesos El Pastor en un partido en el que fue de menos a más en defensa careciendo del acierto necesario para remontar

10.10.2019 | 00:04
Mestres, de frente, choque su mano con Mc Phee en un tiempo muerto de Quesos El Pastor.

Sin acierto ganar en baloncesto es muy diícil. Y así lo comprobó ayer Quesos El Pastor, cuya progresiva mejoría en defensa ante Durán Ensino no le bastó para evitar su segunda derrota consecutiva. Un tropiezo, por 59-46 esta vez, que reafirma la impresión de equipo poco eficaz que ofreció hace escasos días ante Unigirona.

Saltó a la pista activo Quesos El Pastor, recuperando varios balones con su buena defensa ante un Durán Ensino que se veía bien armado en defensa y ponía su ataque en manos de dos exnaranjas como Laura Aliaga y Sandra Stanacev. Ambas fueron el motor del cuadro gallego que, tras varias imprecisiones por parte de los dos equipos, rompió el empate inicial. Miller fue la autora de la primera canasta y Aliaga la del primer triple del encuentro que ponía un peligroso 0-5 en el luminoso.

Ante su primera dificultad, Quesos El Pastor encontró en Cornelius la forma de salir del apuro. La base holandesa hizo los dos pirmeros puntos del cuadro de Fran García y dio inicio a una reacción lenta de las visitantes que, pese a verse siete puntos abajo poco después, empezaron a ver canasta en buenas acciones de Jespersen, Cornelius (desde el perímetro) y Okonkwo, poniendo esta última el empate en el marcador (11-11) mediado el primer cuarto.

Parecía que Quesos El Pastor podía tomar el mando del encuentro, llegando incluso a ponerse por delante gracias a una nueva canasta de Cornelius. Sin embargo, Durán Ensino despertó de su letargo y consiguió un parcial de 6-0 gracias a la buena actuación de otra exnaranja como Richards. Sus puntos y su aportación en el rebote ofensivo, aspecto muy bien manejado por las lucenses, dejaron a las de Fran García con la misión de tener que remontar en los siguientes periodos (17-11).

Sin perder el ánimo y dispuesto a revolucionar el ritmo del partido, Quesos El Pastor regresó al envite con una canasta de Cornelius. La danesa trató de intentar que su equipo ganara puntos con acciones rápidas pero la estrategia no fue nada solvente. Y es que, pese a una canasta posterior de Mestres dos minutos después, las naranjas apenas vieron aro desde el interior de la zona. Así, y con unos malos registros desde el poste alto y el perímetro, el intento por remontar quedó abortado con una buena contra local y un triple de Aliaga que forzaba el tiempo muerto de Fran García (22-15).

En el receso, el técnico de Quesos El Pastor pidió a sus jugadoras elaborar más la jugada. Ganar dinamismo en los ataques posiciones y evitar fallos innecesarios que dieran canastas a su rival. Sin embargo, a las visitantes se les seguía atragantando la defensa lucense y con posiciones complicadas, perdía de vista el aro. Para colmo, Durán Ensino encontró con acierto la canasta desde el perímetro en esos minutos con Aliaga como protagonista para disparar la diferencia. Una racha que, a pesar de los dos puntos de Dornstauder puso el marcador en un complicado 33-17. Tanteo que se vio alterado con una canasta por equipo antes de que el envite alcanzara su ecuador.

Al descanso, los números hablaban por sí solos. Con un 25 % de acierto en tiro, siendo desde el interior la efectividad de 8 de 29 y desde más allá del perímetro de 1 de 7 lanzamientos, Quesos El Pastor debía secar su pólvra para superar a un Durán Ensino sin grandes cifras (41% de acierto y 25% de éxito en tiros de tres) que vivía de su rebote ofensivo y la mano de una gran Aliaga (14 puntos).


Mc Phee lideró la anotación en un segundo tiempo más equilibrado

Con una defensa más activa, Quesos El Pastor regresó a la cancha dispuesto a parar a Durán Ensino. Coa que consiguió durante los primeros minutos pero, de nuevo la falta de acierto en ataque hacía que no aprovechara del todo su esfuerzo. Eso sí, consiguió forzar el tiempo muerto local gracias a dos canastas consecutivas de McPhee que llevaba a las naranjas a bajar la desventaja a once puntos (34-23, m. 23). Una diferencia que bajó de los diez puntos dos minutos después con un triple de McPhee que hacía justicia a la mayor atención de las visitantes en su rebote defensivo y los ajustes realizados para frenar el potencial de su rival.
 
Restaban quince minutos de partido y la buena noticia es que Durán Ensino no había anotado en la segunda parte. Por el contrario, la efectividad zamorana no alcanzaba para dar la vuelta al partido. Así, durante varios minutos, el balón fue de un campo a otro hasta que Richards desbloqueó a las locales que con un parcial de 0-4 provocaron un nuevo tiempo muerto de Quesos El Pastor. Un receso que García aprovechó para intentar recordar a sus jugadoras que atacaran con mayor sencillez, sin prisas ni tiros precipitados. Una línea que siguió su equipo aunque, salvo un triple de McPhee, la finalización naranja fue nefasta. Motivo por el que se llegó al último cuarto con 40-29 en el marcador.
 
Once puntos tenía que remontar Quesos El Pastor, un reto asumible dado que defendía y movía el balón mejor que su rival. Eso sí, tenía que encontrar la fórmula para ver aro de forma más asidua. Una regularidad en su anotación que, salvo la omnipresente McPhee, seguía sin poder alcanzar. La estadounidense era la única en sumar puntos al marcador naranja hasta que Cornelius visitó los tiros libres y rebajó las diferencias un poco más (42-35, m. 33). Dos puntos como los que sumó a continuación Montoliu para obligar a Durán Ensino a para el duelo.
 
Con siete minutos por delante y una desventaja de siete puntos, Quesos El Pastor había regresado al encuentro. Sensación que reafirmó Dornstauder bajo el aro alargando el parcial naranja hasta el 42-39 logrado por la local Miller. Canasta que, junto a un triple de Stanacev, ponía freno a la remontada zamorana antes de un nuevo tiempo muerto de García en busca de la fórmula para recuperar el tono de instantes anteriores.
 
No pudo el cuadro visitante meter el miedo en el cuerpo a Durán Ensino en los últimos minutos porque Stanacev, con un nuevo triple, puso tierra de por medio con el 53-41 para que las gallegas vivieran tranquilas la recta final del encuentro. Choque que acabó con derrota de Quesos El Pastor por 57-46 fruto de su escasa puntería, hándicap insalvable para un equipo.

Noticias relacionadas:

- Montoliu: "No conseguimos encontrar nuestro estilo"

- El Zamarat mantiene la décima plaza a pesar de la derrota
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"