22 de septiembre de 2019
22.09.2019
Balonmano | División de Honor Plata

Sin opciones tras el descanso

Un parcial de 4-0 tras la renanudación dejó a los zamoranos fuera del partido pese a su lucha hasta el pitido final

22.09.2019 | 04:22

El Rutas del Vino de Zamora sufrió ayer su primer tropiezo de la temporada al caer derrotado en el feudo de uno de los grandes favoritos al título como es el Ford Alisauto BM Torrelavega que desde el ecuador de la primera mitad impuso su dominio gracias, sobre todo, a la excelente conexión ofensiva de los hermanos Hernández. Un arma que acabó por ser decisiva ante un cuadro pistacho que acusó en demasía la ausencia de Octavio a la hora de buscar la meta rival.

El Rutas del Vino de Zamora llegaba a Torrelavega en busca de un segundo triunfo consecutivo que confirmase su buen inicio de temporada. El conjunto pistacho saltaba a la cancha decidido a no esperar atrás al rival y buscaba imponer su ritmo. Incluso conseguían los zamoranos adelantarse en el luminoso cuando apenas habían transcurrido treinta segundos de partido. A partir de ahí, sin embargo, el Rutas del Vino se topó con la sólida defensa de un Ford Alisauto BM Torrelavega que cortaba la salida de balón de su rival y apenas le permitía maniobrar. Mientras, los locales salían al contragolpe y conseguían darle la vuelta al electrónico (2-1, minuto 4). Zamora intentaba hacerse mas fuerte atrás y abrir hueco en la zaga local, aunque tuvo que esperar hasta casi el minuto 7 para volver a ver puerta (2-2).

Ese gol, sin embargo, no cambió las cosas. El cuadro de Viriato seguía teniendo muchos problemas para penetrar y encarar la puerta contraria, mientras que los locales de la mano de un aceleradísimo José Carlos Hernández, conseguían irse de dos goles (5-3) poco antes de que se cumpliese el minuto 10 de juego.

El Rutas del Vino de Zamora intentaba cortar el ataque de los locales y dormir el partido, pero el quinto tanto de José Carlos Hernández elevaba la renta del Ford Alisauto BM Torrelavega hasta los tres goles (minuto 14). Situación que obligaba a Leo Álvarez a tomar la decisión de solicitar tiempo muerto para intentar buscar soluciones. Pero los zamoranos, pese a rearmarse, no conseguían frenar la conexión de los hermanos Hernández y José Carlos acertaba de nuevo para poner el 8-5. Una y otra vez BM Torrelavega volcaba todo el peso de su ataque en los dos hermanos, que no defraudaban. José Carlos volvía a ver puerta y en el minuto 19 anotaba el 9-5 que daba gran renta a los locales.

El Rutas del Vino de Zamora, más allá de no poder frenar a su rival, apenas tenía respuesta en ataque. Sus ofensivas en estático eran poco efectivas y, poco a poco, los pistacho acabaron por desesperarse y perder balones que propiciaban el contraataque local. Cangiani, exjugador de los zamoranos, tampoco perdonaba y los locales colocaban el 10-5 en el luminoso, obligando a Leo Álvarez a pedir un segundo tiempo muerto a falta de 10 minutos para el descanso.

A partir de ahí el Rutas del Vino de Zamora conseguió, al menos, frenar la escapada de los locales. Encaró con mas acierto la portería contraria, llevando el encuentro a una fase de toma y daca que aunque mantenía la renta local en cinco goles, permitía a los visitantes pensar en que podían meterse en el partido (14-9, minuto 25).

El primer paso de los visitantes, bajar el encuentro de revoluciones, detuvo la sangría. Sin embargo, eso no evitó que al paso por vestuarios le fuera imposible reducir diferencias (15-10).

El duelo aún no estaba perdido para el Rutas del Vino de Zamora. De hecho, encaraba la segunda mitad con cierta mejoría respecto a los minutos iniciales. Sin embargo, todo lo que había conseguido en el tramo final del primer acto lo perdió al inicio de la segunda, cuando una salida en tromba naranja tenía como consecuencia un parcial de 4-0 que dejaba el luminoso en 19-10 cuando aún no se habían cumplido ni cinco minutos de la reanudación. La remontada se antojaba prácticamente imposible.

Pese a todo, luchó el conjunto pistacho, que volvía a hacerse fuerte en defensa y a contragolpear con contundencia, de la mano de Pablo Cubillas, que con dos goles consecutivos devolvía la esperanza a los suyos. Ramiro se sumaba al ataque visitante y colocaba el 19-13 que obligaba al técnico local a pedir tiempo muerto a falta de 22 minutos para el final. A la vuelta, Cubillas volvía a anotar y reducía las distancias de nuevo hasta los cinco goles (19-14, minuto 39). Incluso consiguió Zamora reducir las diferencias hasta los cuatro goles en el minuto 41 (19-15). Pero cuando parecía que le milagro podía producirse y los visitantes podrían meterse en el partido, José Carlos Hernández reaparecía para poner fin a la sequía anotadora de los locales e inyectar una nueva dosis de moral a un Torrelavega que volvía a escaparse en el marcador (23-16, minuto 46).

La exclusión del otro hermano Hernández, Daniel, permitía a los pistacho recortar de nuevo distancias hasta los cuatro goles (23-19, minuto 51), pero de nuevo en igualdad de condiciones Torrelavega aprovechaba la necesidad del rival, que dejaba demasiados espacios, para sentenciar con dos nuevos tantos de Setién y Sergio (25-19, minuto 54).

Ahí se acabaron definitivamente las opciones de un Ruta del Vino que, pese a luchar hasta el final por reducir diferencias, no pudo evitar sufrir su primer tropiezo de la temporada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"