09 de junio de 2019
09.06.2019
Fútbol

El Depor se adjudica el último billete para la promoción

Obtiene la plaza tras imponerse 2-0 ante un Córdoba descendido

09.06.2019 | 03:45

El Deportivo de La Coruña no falló ante su publico y se adjudicó el último billete en juego para la fase de promoción de ascenso, tras imponerse este sábado por 2-0 al ya descendido Córdoba en el estadio de Riazor.

Unas eliminatorias de ascenso en las que el conjunto gallego se enfrentará con el Málaga, que se alzó con la tercera plaza al golear por 3-0 al Elche.

Por su parte, el Albacete, que cayó por 3-0 ante el Almería, se medirá con el Mallorca, que conservó la quinta plaza pese a no ser capaz de pasar del empate sin goles (0-0) en su visita al campo del Extremadura.

Pero toda la emoción de la última jornada se centraba en Riazor donde el Deportivo necesitaba vencer al ya descendido Córdoba para sellar, con independencia de cualquier otro resultado, el billete para la fase de promoción.

Una situación privilegiada que, sin embargo, se veía ensombrecida por los malos resultados cosechados en su estadio por el Deportivo, que tan sólo había sido capaz de ganar uno de los nueve últimos partidos disputados ante su afición.

Era el dato al que se aferraban el Cádiz y el Oviedo que necesitaban de un tropiezo del conjunto blanquiazul para poder disputar las eliminatorias de ascenso.

Sin embargo, el Deportivo no falló, aunque eso sí tuvo que esperar hasta el último minuto del primer tiempo para acabar con la resistencia de un Córdoba, que sin nada ya que perder, no dudó en convertir el encuentro en un constante ir y venir de un área a otra.

Un trepidante partido en el que los de Pep Martí acabaron por imponer su mayor pegada, gracias a los tantos de Borja Valle, que estableció el 1-0 a los cuarenta y cinco minutos, y Pedro Sánchez, que sentenció definitivamente la contienda a los cinco minutos de la reanudación con un soberbio disparo lejano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mi equipo tiene la mejor afición

La afición es uno de los elementos clave para los equipos. Los aficionados sienten los colores y el escudo igual que los propios jugadores