02 de junio de 2019
02.06.2019
Rugby

Angel Marcos se despide con una brillante victoria (22-19)

Zamora RC y Aranda protagonizaron el último encuentro del técnico del "Quince del Carnero"

02.06.2019 | 04:09
Los jugadores del Zamora RC sacaron a hombros del campo de la Ciudad Deportiva a su entrenador.

Angel Marcos se despidió ayer como entrenador del Zamora RC con una victoria muy meritoria frente al equipo que también dirigió el técnico zamorano, el R, Aranda que él mismo fundó. Fue un encuentro amistoso pero en rugby no hay amistosos y ambos rivales se emplearon a fondo, aunque con la habitual deportividad en este deporte, se alternaron en el marcador y finalmente, un ensayo "de costa a costa" de Nika terminó dando la victoria al "Quince del Carnero" por un ajustado 22-19.

El encuentro amistoso se enmarcó dentro del día de puertas abiertas que organizó ayer el Zamora RC y que comenzó por la mañana con sendos clinics impartidos por Mario Barandiarán, el que fuera asistente de la selección argentina de 2004 a 2008 y actual director deportivo del campeón de Liga VRAC Valladolid.

Ángel Marcos ha permanecido cuatro años liderando este proyecto deportivo "que levantó desde la nada" y ha llegado a disputar las dos últimas finales de la Copa Castilla y León. Marcos ha sido el gran artífice de la época más brillante del club zamorano que cumple cincuenta años y deja ahora el banquillo por decisión propia aunque se espera que continúe colaborando de alguna forma con el ZRC.

El partido de ayer se jugó en tres tiempos de 20 minutos y bajo un sol de justicia, con temperaturas superiores a los 35 grados. Socio y Estévez fueron los autores de los dos primeros ensayos del encuentro aunque sus compañeros Juan y Saúl no fueron capaces de transformarlos, con lo que el primer tercio se cerraba con un 10-0 en el marcador.

En el segundo periodo, el Aranda, que jugó sin suplentes logró recortar distancias con su primer ensayo y se aprovechó de la tarjeta amarilla a Socio para lograr la igualada y ponerse por delante con 10-12 tras firmar la transformación.

Pero la reacción zamorana fue muy rápida con un ensayo logrado por la delantera zamorana y que materializó Pechu, con Juan Seidedos acertando en el pateo a palos (17-12). En el último tercio, Aranda logró adelantarse con un preocupante 17-19, pero el jovencísimo Mika, de 18 años, se encargó de sentenciar la contienda cuando cogió el balón en su línea de 22 y atravesó todo el campo sin que ningún rival fuera capaz de detenerle para posar el balón más allá de la línea de fondo y establecer el definitivo 22-19 con el que finalizó el partido.

Tras el habitual ritual entre los dos equipos tras el pitido final, el árbitro del encuentro tuvo unas entrañables palabras de reconocimiento a la labor de Angel Marcos, hablando en nombre de la Federación de Castilla y León, y los jugadores despidieron a su técnico sacándolo a hombros del estadio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Otra manera de disfrutar del Real Oviedo

En el Área Movistar LaLiga los aficionados azules tendrán un espacio donde, entre otras cosas, podrán hacerse su propio cromo del Real Oviedo.