28 de abril de 2019
28.04.2019
Fútbol | Primera División Regional de Aficionados

El Villaralbo agrava su crisis ante el Ciudad Rodrigo

El conjunto azulón encadena seis partidos sin ganar

28.04.2019 | 03:23
De la Iglesia pugna por un balón ante un rival del Ciudad Rodrigo.

Para llegar a la victoria en el fútbol influyen muchos factores– trabajo, buen juego, intensidad o suerte son algunos de ellos– sin embargo hay uno crucial, elemental y que nunca puede faltar: ganas. Si un equipo no muestra ganas sobre el terreno de juego el sendero hacía el triunfo siempre se le mostrará esquivo. Ayer, el Villaralbo no compareció en su encuentro contra el Ciudad Rodrigo y, en consecuencia, perdió 0-2 y aumentó su crisis, que ya se extiende a seis partidos sin ganar (de los que tan solo han logrado 3 de los 18 puntos posibles).

Si bien es cierto que el conjunto azulón llegaba al encuentro con bajas muy importantes, algunos juveniles completaron el 11 de Mario Prieto, no es menos cierto que el Villaralbo todavía se encuentra inmerso en la lucha por la segunda plaza (el mejor segundo de los dos grupos de regional asciende a Tercera División) y que el equipo que enfrentaba no es ni de lejos uno de los más poderosos de la categoría, como por otro lado bien acredita su posición en la tabla (10º). Es decir, se esperaba más de los locales.

Con todo y con esto el conjunto local se mostró apático, errático y falto de ideas. Lo visto sobre el verde se asemejaba más a un partido de voleibol –casi se podría jurar que el esférico no tocó el suelo hasta el minuto 35 de encuentro– que a un choque entre equipos de fútbol. Este estilo de juego, que haría las delicias de esos fetichista de "odio al fútbol moderno", tuvo su máximo exponente en Sergio (central y capitán del Villaralbo ayer), quien abusó en exceso del desplazamiento en largo.

Lo dicho, el juego, por decir algo, brilló por su ausencia en la primera parte, pero esto es fútbol y el Ciudad Rodrigo se marchó ganando 0-1 al descanso gracias a un córner en el minuto 45. Sin restarle méritos a la escuadra visitante, que se presentó en tierras zamoranas con las cosas mucho más claras que sus contrincantes, hay que destacar que el gol se materializó más por la desidia local que por el buen tino de los atacantes visitantes.

En la segunda parte el Villaralbo salió con una marcha más, pero más allá de esta mejora de actitud no se apareció un juego local excesivamente vistoso o prolijo en ideas. La escuadra azulona tuvo su oportunidad para empatar en el minuto 22 con una doble ocasión, pero el guardameta despejó el balón con solvencia.

Pasaban los minutos y el Villaralbo sentía la presión del tiempo, el equipo de Mario Prieto se volcaba. Esta coyuntura fue aprovechada por el conjunto visitante, que ejecutó una contra que fue abortada por Sergio con una falta al borde del área. Si bien es cierto que la falta estaba algo escorada, no lo estaba tanto como para que el portero local se aventurara a poner solo dos jugadores como barrera. El arquero villaralbino se esperaba el centro y lo que se le vino fue un golazo por la escuadra que, presuntamente, debía proteger la barrera. 0-2 y partido sentenciado.

El Villaralbo suma más de 6 partidos sin ganar, en los que sólo ha conseguido sumar tres puntos a base de empates, por lo que prácticamente se despide de cualquier opción de ascenso. Circunstancia que sólo podría darse si asegurara la segunda plaza y se erigiera como el mejor segundo de los dos grupos que conforman la Primera División Regional de Aficionados. Una tarea hercúlea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"