02 de marzo de 2019
02.03.2019
Fútbol

El rival más temido y el más esperado

La Arandina es imbatible en su estadio donde no pierde desde hace un año

02.03.2019 | 05:19
El rival más temido y el más esperado

Zamora y Arandina jugarán mañana en el estadio de El Montecillo el partido más esperado, pero también el más temido de esta segunda vuelta en la que los dos grandes favoritos se juegan el primer puesto de la clasificación en el que quieren terminar esta temporada para tener ventaja de cara al play off de ascenso.

El equipo rojiblanco figura en el primer puesto pero con un solo punto de ventaja respecto a los ribereños, una clasificación que no es mera casualidad si tenemos en cuenta que el Zamora es el equipo menos goleado del Grupo VIII con solo 9 tantos encajados -el que menos de todas las categorías nacionales-, por 11 de su rival; pero el Zamora es el más goleador, con 53 marcados -dos por partido-, por 51 del equipo ribereño.

El equipo de David Movilla llega en un gran momento de forma al partido de mañana (17.00 horas) pero tendrá´que afinar su eficacia goleadora porque es consciente de que ganar en El Montecillo es un objetivo complicadísimo. La Arandina no ha perdido en casa desde hace un año, concretamente cuando encajó un 0-1 ante el Cristo Atlético el pasado 2 de febrero de 2018. En lo que va de campaña, tan sólo ha cedido dos empates en casa, contra el Avila (1-1) el 1 de diciembre y ante el Burgos Promesas (2-2) hace quince días.

Y si el Zamora llega crecido tras el rotundo 3-0 al Burgos Promesas el pasado domingo, la Arandina no lo está menos con el 0-1 arrancado en La Bañeza.

El club burgalés espera una gran afluencia de público y el Zamora pondrá de su parte los tres autobuses que se han fletado y todavía hoy por la mañana, en la oficina del Club en San Torcuato, podrán retirarse los billetes para el cuarto.

Sobre el césped de El Montecillo se darán cita dos grandes goleadores como son Murci, por parte del Zamora, con 16 goles y el ex rojiblanco Rubiato que ha marcado ya 15. Rubiato fue un jugador muy apreciado en el Ruta de La Plata (2012-13), pero desde entonces no ha tenido mucha continuidad en sus destinos futbolísticos que han pasado por RSD Alcalá (13), San Antonio Scorpions (13-14), Marbella (14-15), Kitchee (15), Trival Valderas (15-16), Olímpic de Xàtiva (16), Mensajero (16-17), Ebro (17-18) y Arandina. Pero no sólo marca goles el jugador madrileño en la Arandina, porque también está Adeva que ha sumado ya 8, algo parecido a lo que ocurre en el Zamora donde a Murci le secundan con 13 goles, David Alvarez, y con 8, Sergio García.

Es un partido para disfrutar porque nada quedará decidido mañana cuando finalice. Está claro que los tres puntos de Aranda tienen el mismo valor que los que se puedan conseguir en otro campo, aunque en este caso, el objetivo es que esos puntos no los sume el rival directo. Movilla no dudó en asegurar esta misma semana que "nuestro reto era llegar a la jornada 28 cerca del primer clasificado. Quedan dos jornadas y sabemos dónde vamos tanto ésta como la siguiente. Veremos si somos capaces y dónde estamos y cómo estamos en esa jornada tras pasar por Soria".

El técnico vasco ha asegurado que cambiaría el calendario que le queda por el de la Arandina, aunque esta es una afirmación, al menos, discutible porque los burgaleses tendrán que enfrentarse todavía a los cinco rivales más directos. Tras el paso del Zamora por Aranda, lo harán Numancia B, Segoviana y Astorga, en la última jornada; y el Avila les esperará en el Adolfo Suárez.

Por lo que respecta al Zamora, el momento clave parece el de estas dos visitas seguidas a Aranda y Numancia B, porque luego tan sólo tendrá que recibir a un "grande", la Segoviana.

La Arandina guardará un minuto de silencio por el fallecimiento esta misma semana del vicepresidente del Club, Antonio de Santiago, Toni.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El equipo y la marea bermellona, de la mano

El RCD Mallorca, como muchos clubes españoles, tiene una gran historia a sus espaldas. El ascenso a LaLiga Santander logrado en 1997 abrió una etapa de esplendor y crecimiento deportivo