10 de febrero de 2019
10.02.2019
Balonmano | División de Honor Plata

El MMT Seguros continúa su progresión

Los "Guerreros de Viriato" suman un valioso empate en la siempre complicada pista del Antequera

10.02.2019 | 05:07
Un momento del partido ante Antequera.

Peleado y valioso empate a domicilio de un MMT Seguros Zamora que tuvo que trabajar para sumar algo positivo en la siempre complicada pista del Conservas Alsur Antequera, aunque desde luego que fue un premio más que merecido de los zamoranos que siguen mostrando su progresión y ayer no se achicaron en ningún momento, demostrando su valía. El choque estuvo muy igualado siempre y nadie fue capaz de imponer su balonmano al rival, por lo que el marcador se movió siempre en diferencias mínimas favorables a uno y otro conjunto.

Tras un par de minutos inauguró el marcador Ceballos al contragolpe. El MMT había comenzado el partido defendiendo muy bien y con dos primeras grandes paradas de Barrientos. Rozando el minuto cuatro marcó el empate el conjunto antequerano pero enseguida Marc Abalos, que ya estaba dando muchos problemas en el pivote, cayéndose y con la misma mano que la recepción, sorprendió de espaldas a Moyano para seguir mandando en el marcador. La seis cero zamorana se anticipaba muy bien provocando faltas en ataques locales además de muchos nervios e imprecisiones, 2-4 en el siete, mientras que en ataque Octavio conseguía hacer jugar a los suyos con soltura hasta conseguir la superioridad para finalizar con garantías, 3-5 poco antes del diez. El Antequera no conseguía imponerse en los uno para uno pero ganas no le faltaban y además con el paso de los minutos conseguía defender mejor. Eso y ciertas decisiones arbitrales, con un siete metros dudoso más alguna amarilla o exclusión rigurosa, provocaron que los verdinegros consiguieran empatar rápido a cinco goles y mantener la igualdad durante la siguiente fase, 7-7 recién superado el cuarto de hora. Entonces, una roja directa a Abalos por un presunto manotazo al cuello de un rival y el consiguiente siete metros transformado pusieron a los malagueños arriba por primera vez. El Balonmano Zamora se hizo grande y respondió marcando en inferioridad, pero ahora el panorama resultaba bien distinto al del comienzo.

Los antequeranos no encajaban gol de forma tan sencilla a como antes.

Más táctico que nunca, costó entonces que se vieran goles pues ya en igualdad de efectivos los empates se sucedieron, con especial mención a las porterías, 9-9 a falta de ocho para el descanso. Hasta que un robo en defensa más contra culminada por Ramiro Martínez colocaba a Zamora de nuevo por delante. Segundos más tarde un nuevo error de Antequera, esta vez despiste en su área, suponía una valiosa renta de dos goles a falta de cinco minutos, 9-11. De ahí al final Barrientos y Moyano siguieron parando mucho, ahora en pleno correcalles sin que ninguno consiguiera imponer su ritmo. Así, no sin cierta lógica, ese descontrol beneficiaría a un conjunto local que aupado por su calurosa grada y jugando el tramo final por tercera vez en superioridad (Antequera se fue al receso con cero inferioridades) consiguió acabar la primera en igualdad, 11-11. El equipo zamorano había terminado el primer periodo con una buena defensa en inferioridad, pero así tenía que comenzar el segundo tiempo, cuando no tuvo tanta suerte pese a una nueva parada de la portería, 12-11. Después marcaron rápido con un siete metros, aunque seguidamente marraron otro dejando muestras de que ahora costaba mucho ver puerta.

Ese vistoso intercambio de golpes resultó efímero, 14-13 en el cuatro, porque después se pasó a una fase de casi cinco minutos sin goles y muy táctica con ambos retornando al camino de las buenas defensas. El duelo se endureció, los colegiados no mostraron tanta permisividad con los locales y eso enfureció a una grada que ahora también jugaba el partido. Con todo muy ajustado los pequeños detalles mandaban, léase el acierto de dos grandes porterías o varios siete metros a ambos lados de la pista y no todos convertidos, pero pese a su irregularidad los "Guerreros de Viriato" demostraban ambición y con un golazo en "fly" de Jaime González marcaba una nueva alternativa, 16-17 en el minuto trece. Sin embargo, a ambos les faltaba mayor control y el marcador así lo reflejaba, 19-18 superado el ecuador del periodo.

En los siguientes minutos pocas cosas cambiarían, si acaso que hubo más protestas y cada vez mayor tensión, pero el electrónico se mantuvo ajustado o con diferencias mínimas, 21-22 a falta de nueve. Pero cada vez quedaba menos y eso se dejaba notar en forma de imprecisiones. Un tiempo muerto local tras cuatro minutos sin goles no aclaró sus ideas, pues de vuelta al juego el Balonmano Zamora cazó una contra tras robo y se puso dos arriba, 21-23. Ahora muy presionado el local Soto marraba un siete metros, pero el equipo pistacho no seleccionaba bien en ataque y encajaba una contra absurda, 22-23 a falta de tres y tiempo muerto visitante.Presionado a toda pista con un hombre encima de Octavio, el equipo de Leo Álvarez no encontró la calma en ataque y víctima de la dureza y protestas locales bien pudo ceder la derrota, pero la portería salvó el empate con una parada a bocajarro en los últimos instantes. Al final 23-23.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"