09 de diciembre de 2018
09.12.2018
Baloncesto | Liga DIA

El Quesos El Pastor abre brecha sobre el descenso (90-73)

Las naranjas superan con claridad al Femení Sant Adrià y dejan la penúltima plaza a dos victorias de distancia

09.12.2018 | 13:35
El Quesos El Pastor abre brecha sobre el descenso (90-73)

El Quesos El Pastor ha sumado un triunfo de importancia capital este domingo. Decisiva al nivel de abrir dos victorias de brecha sobre el descenso en lugar de caer a él. Casi nada. Las naranjas aprovecharon el factor cancha para deshacerse (90-73) de un Femení Sant Adrià demasiado desacertado en los momentos clave y que se evaporó en el tramo final del tercer cuarto. Las mujeres de Fran García sentenciaron en ese parcial y pusieron de cara el average en el último.

Antes, el partido había estado bastante competido, aunque siempre con las locales llevando la batuta. Nogaye Lo exhibió su potencial ofensivo en el primer tiempo y lideró a un equipo naranja que solo padeció con las acciones de Coulibaly y Simmons, los dos puntales de un cuadro catalán que echó de menos otras aportaciones.

A pesar de todo, la brecha apenas superó los diez puntos antes del descanso y se apretó aun más a la vuelta de vestuarios. De hecho, el marcador se estancó durante varios minutos en un peligroso 52-47 que resultó ser el preludio del despegue del Quesos El Pastor. Un gran triple de Quevedo y una antideportiva sobre Stanacev permitió a las zamoranas recuperar un buen margen y hundir a las visitantes, que ya no levantaron cabeza.

Con Simmons y Coulibaly mejor amarradas, el Quesos El Pastor cogió confianza y disfrutó de grandes minutos en ataque para poner la renta por encima de los veinte puntos (78-57). Ainhoa López y Celia García se sumaron a la fiesta y el Ángel Nieto pudo festejar una victoria muy importante y que permite a las naranjas afrontar lo que queda de primera vuelta con menos agobios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mi equipo tiene la mejor afición

La afición es uno de los elementos clave para los equipos. Los aficionados sienten los colores y el escudo igual que los propios jugadores