08 de diciembre de 2018
08.12.2018
Balonmano | Honor Plata

El MMT Seguros explota ante Torrelavega (31-24)

Los pistacho pasan por encima de otro candidato al play off, se mantienen invictos en casa y miran hacia arriba | Dalmau lideró al equipo en la primera parte de un encuentro en el que Barrientos y Posado estuvieron a gran nivel

08.12.2018 | 20:56
El MMT Seguros explota ante Torrelavega (31-24)

El MMT Seguros pasó el rodillo por encima del Balonmano Torrelavega, uno de sus rivales en la pelea por el play off. Los cántabros llegaban cuatro puntos por encima de los hombres de Leo Álvarez y se marcharon con un duro castigo en el mejor día de los locales, que se reivindicaron con un triunfo claro, sin fisuras; encarrilado en el primer tiempo y bien amarrado en el segundo.

Y eso que todo apuntaba a una nueva tarde de sufrimiento en el Ángel Nieto, una pista donde nadie ha ganado hasta la fecha, pero acostumbrada a vivir duelos en el alambre. De hecho, los visitantes empezaron manejando pequeñas ventajas que se fueron al traste a partir del minuto 15, cuando el MMT Seguros engrasó la maquinaria y se hizo dueño y señor del partido.

El binomio Dalmau - Octavio, con Iñaki también en la primera línea, destrozó al Balonmano Torrelavega. El resto del primer tiempo fue una exhibición. Sin amarres, el MMT Seguros aniquiló a los cántabros con un juego rápido, certero en el lanzamiento exterior y plagado de contragolpes facilitados por un Barrientos soberbio. No hubo réplica. Del 5-7 al 19-10 al descanso.

Tras el paso por vestuarios, los visitantes arriesgaron en busca de la remontada y llegaron a acercarse a cuatro (24-20). Pero el MMT Seguros no tembló. Leo Álvarez movió el banquillo y Petter, Ramiro y Raúl dieron tranquilidad de nuevo. Como en la primera mitad, la portería fue clave. Esta vez, con Posado, que las sacó de todos los colores, brillante y motivadísimo, como Marc, que levantó a la grada en los compases finales.

Y es que la afición zamorana pudo vivir, por fin, un cierre tranquilo. Los zamoranos siguen enganchados a la pelea. Al abrigo de su casa y de su gente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook