13 de noviembre de 2018
13.11.2018
Liga DIA

El Zamarat firma el peor primer cuarto de la historia en la élite

El 32-2, el mayor castigo desde que hay datos

13.11.2018 | 00:24
Fran García, durante un partido del Quesos El Pastor en casa.

El Quesos El Pastor recibió un castigo sonrojante e histórico en Girona. Las naranjas, que terminaron perdiendo por treinta puntos (81-51), realizaron el peor inicio de partido de la historia de la competición desde que se conservan datos. Es decir, al menos desde la campaña 2001-2002. El conjunto de Fran García encajó un 32-2 en el primer parcial que constituye la mayor paliza en un primer cuarto, superando al 38-11 que se llevó el Añares Rioja de La Seu en enero del año 2016.

Este correctivo parcial genera un precedente difícil de empeorar. El CD Zamarat anotó tan solo dos puntos en diez minutos, una canasta de Nogaye Lo a falta de 6.36 para el cierre del parcial. En contra, encajó algo más de un punto cada veinte segundos, una diferencia complicada de ver en categorías profesionales.

En otras ocasiones, se han visto parciales también bastante escandalosos en la competición, pero en cuartos iniciales no se encuentra un precedente peor. Aparte del encajado en La Seu, el Añares Rioja también sufrió un duro varapalo en el arranque de su encuentro de diciembre del 2015 frente a Gipuzkoa (9-35), mientras que Girona se dio otro festín en enero del 2016 en la pista del Campus Promete (10-35).

Tampoco le fue demasiado bien el primer cuarto del duelo ante Gernika en marzo del 2016 a Bembibre. Las bercianas se marcharon 23 abajo tras el parcial (30-7).

Si se echa la vista aún más atrás, en el 2014 La Seu frenó casi totalmente en ataque a Mann Filter (22-3). Las catalanas vengaron a Estudiantes que, en el 2006, cayó ante las mañas por 25 en el primer cuarto (6-31). El cuadro colegial también acabó con sonrojo el primer acto del derbi ante Rivas en el 2008, con una puntuación idéntica a la del Zamarat el domingo, pero ligeramente mejor en defensa (2-26).
Así las cosas, lo único bueno que se puede decir de la actuación de las naranjas en Fontajau es que tuvieron orgullo para evitar una derrota final desproporcionada. De hecho, si solo se tienen en cuenta los tres últimos cuartos, el partido habría ido a la prórroga. Pero eso son castillos en el aire.

Dentro de este lavado de imagen con el encuentro ya decidido destacan los 16 puntos de Laura Quevedo o los 12 de Chelsea Nelson, aunque más allá de eso, lo que queda del partido es que las naranjas deberán mejorar mucho para empezar a competir de nuevo por las victorias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sin emoción, no hay fútbol

Manu Vallejo y Rubén Sobrino, jugadores del Valencia CF, clausuraron el Área Movistar LaLiga con una respuesta multitudinaria