04 de julio de 2018
04.07.2018

Neymar, blanco de la iras

La estrella brasileña recibe críticas por sus piscinazos mientras el Madrid niega las informaciones sobre su posible fichaje

04.07.2018 | 00:02
Neymar Junior

Neymar Junior está empezando a caer realmente mal. Los piscinazos y su excesiva teatralidad en el Mundial traen de cabeza a más de uno. Después del partido ante México, en el que Neymar se salió (gol y asistencia para clasificar a Brasil), los tortazos le vinieron de todos los lados. "Es una vergüenza para el fútbol. A este deporte se juega con intensidad y no con tantas payasadas", disparó Osorio, el seleccionador mexicano. Siguió ayer Maradona (que tampoco es que esté para dar muchos consejos): "O nos haces reír o nos haces llorar", dijo sobre la acción en la que Neymar rodó por el suelo como si le hubiesen disparado. Más allá fue Alan Sheare, mito del fútbol británico, el último antiNeymar hasta el momento. "Es patético cuando se revuelca como si estuviese agonizando", afirmó. El brasileño, que no es de los que se calla, respondió: "Ellos hablaron demasiado y ya están en casa", dijo sobre los mexicanos.

Y las críticas a Neymar llegan cuando más se empieza a hablar sobre un posible fichaje del brasileño por el Madrid, que busca una gran estrella varias temporadas después de no dar ningún gran pelotazo. Televisión Española informó ante ayer sobre una oferta blanca por 310 millones de euros, algo que negó después el Madrid en un comunicado. El PSG, el todavía equipo de Neymar, recibió ayer un varapalo de la UEFA, que reabre el caso por incumplimiento del fair play sólo dos semanas después de cerrarlo, algo que desde el club parisino tildan de ensañamiento. Lo que está claro, fiche o no Neymar por el Madrid esta temporada, es que los gestos del crack brasileño le están pasando factura a su imagen personal. Neymar es visto, a ojos del gran público, como un excelente jugador al que le pueden las formas, demasiado tendente, a la provocación e, incluso muchos madridistas recelan de su posible fichaje (ojo a Mbbapé, que ya sabe lo que significa que Neymar te tenga envidia).

Esa sombra de Neymar, la de teatrero y provocador, es algo que no ha logrado corregir el brasileño con los años, pese a ser un jugador inteligente, como se demostró con el papel que adoptó cuando llegó al Barcelona en 2013. Neymar sabía dónde llegaba y se cobijó a la sombra de Messi, sin hacer más ruido del necesario. Nadie decía que Neymar fuese un piscinero. Pero, pasaron los años y el estatus de Neymar, siempre ambicioso, ascendió. Y con él, su gestualidad.

Empezó a ser costumbre ver a Xavi sacar al brasileño de broncas con los equipos rivales (que se lo pregunten a Godín o a Gabi, que dijo que tenía que Neymar tenía aprender de Messi).

Sus lambretas en los minutos finales cuando el Barça ya ganaba por goleada también irritaban a unos cuantos y en España, en su última etapa, ya no era un jugador bien visto por otros jugadores. Su fichaje fulminante por el PSG el verano pasado le otorgó otro calificativo a la colección; el de pesetero. Dejar el Barça por el PSG, un equipo hinflado de millones, pero muy lejos del super poder en Europa que comandan Barcelona y Real Madrid.

No fue el único impedimento que encontró Neymar en París. Esta vez fueron los celos. El vestuario parisino, en muchos momentos del año, fue un auténtico polvorín entre varios sectores de los jugadores. Neymar se enfrentó a Cavani por quien lanzaba los penaltis y parte de la afición se le hecho encima. También tuvo celos de la progresión de Mbbapé, que con 6 años menos que el brasileño empieza a apuntar maneras de auténtico crack mundial. Ese es uno de los motivos, dicen, por el que Neymar quiere poner rumbo a Madrid. En esas se lesionó de larga duración y llegó el Mundial, donde Neymar empezó con mal pie, pero ya está otra vez a tope. Al brasileño le ponen las críticas y ayer mismo fue frenado por el seleccionador Tite en rueda de prensa, cuando le preguntaron sobre lo que opinan los rivales. Neymar, que además de un jugador es una enorme multinacional (que dirige su padre) busca ahora ganar una Copa del Mundo entre todo este jaleo y presentar de una vez por todas su candidatura al trono del fútbol mundial, ahora que Messi y Cristiano andan en horas bajas. En cuartos jugará contra Bélgica, la potencia emergente de este Mundial. ¿Alguien se imagina como celebrará Neymar, después de todas las críticas, un gol en una final de un Mundial?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tamara Jiménez, del césped al Pizza Hut

La jugadora del Fundación Málaga CF se incorpora a la plantilla de empleados de esta pizzería situada en el Centro Comercial Vialia de Málaga