16 de abril de 2018
16.04.2018
Segunda División Femenina

El Caja Rural se despide de su público con otra derrota

Las zamoranas cayeron en Valorio por 1-3 frente a un AD Alhóndiga mucho más efectivo

16.04.2018 | 00:42
Cris trata de superar a una jugadora rival.

El Caja Rural puso ayer punto y final a su temporada como local en un partido frente a AD Alhóndiga que las visitantes ganaron (1-3) fruto de su mayor producción ofensiva sobre el césped artificial del campo de Valorio.

No hubo grandes diferencias entre el juego de las chicas de Nacho Merino y el de sus rivales. De hecho, durante muchos momentos el choque fue una lucha entre ambos conjuntos por conseguir retener la posesión el balón. Una pelea que acabó generando escasas ocasiones de gol en ambas porterías. Un guión de partido que benefició al AD Alhóndiga, mucho más inspirado a la hora de sacar fruto en sus acercamientos.

En la primera ocasión clara de las visitantes llegó el primer gol. Apenas se había superado el minuto 10 de juego cuando María superaba a Sara y ponía un 0-1 que no presagiaba nada bueno para el Caja Rural. Aún así, las zamoranas fueron capaces de rehacerse y plantar batalla, superando sus fríos compases iniciales a la búsqueda del empate.

Las tablas llegaron poco después, en el minuto 23, cuando Ana remataba a las mallas el cuero haciendo justicia al esfuerzo de las once locales. Eso sí, la alegría apenas duró unos segundos porque, un minuto después, el AD Alhóndiga hacía el 1-2 que fue todo un jarro de agua fría para las de Nacho Merino.

La primera parte terminó sin mucho más que añadir, reanudándose el juego con minutos de poco juego por ambas escuadras. El AD Alhóndiga retenía el balón en sus pies un poco más que un Caja Rural sin claridad ofensiva que, a mayores, encajaba el 1-3 en un libre directo desde la frontal del área.

Este último gol y los cambios parecieron reactivar al Caja Rural, que pasó a ser más incisivo y gozó de dos claras ocasiones de gol para reducir distancias. Sin embargo, Bea falló sola delante de la meta rival y, poco después, la zaga visitante sacaba bajo palos el remate de Lucía. Dos claras oportunidades para poner el 2-3 que hubieran podido dar aliento a un cuadro zamorano que acabó desquiciado con el arbitraje y no pudo despedirse de su afición con una alegría.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook