19 de febrero de 2018
19.02.2018
Fútbol | Segunda División Femenina

El Leon FF remonta ante un Caja Rural que se hunde en la última posición

La salida de Irene desniveló el partido a favor de las visitantes, que levantaron un 3-1 adverso

19.02.2018 | 00:20
María conduce el balón en presencia de dos rivales del León FF.

El Caja Rural Amigos del Duero sigue sin reaccionar. Por unas razones o por otras, los puntos no llegan al necesitado casillero de las amarillas, que continúan colistas con seis puntos y que, esta vez, sucumbieron víctimas del talento de Irene, la jugadora franquicia del León Fútbol Femenino, que se exhibió en la Ciudad Deportiva para darle el derbi regional a su equipo de forma inverosímil, cuando a veinte minutos del final las de Nacho Merino mandaban con comodidad (3-1).

Antes, el Amigos del Duero había conseguido volcar hacia su lado un choque que arrancó torcido, con un gol de Uri para las visitantes cuando apenas se habían disputado tres minutos de juego. Por fortuna para las amarillas, la respuesta llegó pronto en forma de empate. Bea cazó un rechazo tras una acción a balón parado para equilibrar la contienda.

A partir de ese instante, el duelo se calmó. Ambos equipos adolecieron de mordiente en ataque y se enrocaron en una pelea muy intensa, pero inerte para la producción ofensiva. Apenas un par de disparos lejanos constituyeron toda la producción futbolística en un insulso primer tiempo.

Tras la reanudación, el Amigos del Duero dominó el juego más por voluntad que por fútbol. La presión alta de las mujeres de Nacho Merino acogotó al León Fútbol Femenino, que acabó encajando el 2-1 en una acción desafortunada de su portera, que quiso regatear a Bea en el área y que pagó muy cara su osadía. La delantera zamorana reventó la red a portería vacía en el minuto 61 y, sin apenas solución de continuidad, cazó una media volea en el área para ampliar la ventaja de las suyas (3-1).

Sin embargo, para entonces, Irene ya estaba en el campo dispuesta a cambiar el cuento. La atacante leonesa recortó distancias con un lanzamiento de falta impecable desde treinta metros en el minuto 73, forzó el empate merced a un balón colgado al área que Lara Pastor introdujo en su propia portería y remató su faena personal con una deliciosa parábola a la escuadra en el minuto 88. No hubo más. Ella ganó el partido y el Caja Rural sigue hundido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook