11 de julio de 2017
11.07.2017
Ciclismo | Vuelta a Zamora

Un recorrido exigente y variado

La ronda zamorana presenta cuatro etapas de diferentes perfiles - Habrá dos contrarreloj, una gran etapa reina y un final decisivo en Zamora

11.07.2017 | 00:58

Variado, vistoso y exigente. Así es el recorrido de la Vuelta a Zamora en la edición de 2017 que arrancará mañana con una de sus grandes novedades, la celebración de una etapa doble. Un comienzo diferente para una ronda en la que resulta bastante difícil saber quién llegará a la Plaza de Viriato como ganador pues el perfil de cada una de sus jornadas dará lugar a opciones de triunfo a distintos corredores.

La victoria estará, muy probablemente, en manos de aquel ciclista que bien arropado por su equipo pueda destacar por su regularidad en todo tipo de terrenos. Y es que, la Vuelta a Zamora, tendrá un poco de todo: dos contrarreloj, una etapa "rompepiernas", alguna aventura más liviana y, por supuesto, una etapa reina de durísimo final.

El primero de los combates en esta edición se librará contra el cronómetro. Se llevará a cabo entre Villalobos y Mombuey, con el Rocacorba Racing como aspirantes a destronar al Caja Rural Seguros RGA como mejor conjunto a la hora de volar sobre el asfalto. Los holandeses son buenos rodadores y el final en bajada puede serles favorable.

Tras este primer asalto, y sin tiempo para el descanso, llegará la primera toma de contacto seria con la carrera. Por la tarde, el pelotón visitará por dos veces el Alto de Carmona en un "segundo sector" corto (96,9 kilómetros) en el que se prevé llegada al sprint pese a su subida final.

La segunda jornada pondrá a prueba a los corredores y permitirá destacar a los favoritos. Un constante "sube y baja" cuyo final es toda una incógnita y a la que precederá la etapa reina.

El sábado será el día grande en esta Vuelta a Zamora. Es la etapa habitual de esta ronda pero con ciertas variaciones. Se le añadirán varios kilómetros a su inicio con dos puertos de tercera categoría para acabar dando lugar a un trazado con cinco grandes picos que acaba en el determinante Alto del Morouxal. Un auténtico "muro" en el que los escaladores deben tirar de repertorio para llegar con rentas al último y determinante día en el que primará la velocidad.

Un final con llegada a la Plaza de Viriato subiendo por Santa Lucía en la que los ciclistas se medirán de forma individual contra el crono en busca del título en esta Vuelta a Zamora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook