05 de junio de 2017
05.06.2017
Piragüismo | Copa del Mundo de Belgrado

Carlos Garrote se consolida con otro bronce en el K-1 200 metros

El zamorano se quedó a dos décimas de un oro que recayó en las manos del francés Beaumont

05.06.2017 | 01:06
Garrote celebra la medalla de bronce.

Carlos Garrote ha cerrado su participación en Belgrado con una medalla de bronce en el K-1 200 metros en el que acabó como el mejor español y peleó hasta la última palada por colgarse el oro.

El zamorano, que ya mostró su gran estado de forma el pasado fin de semana en Szeged donde acabó su participación con la Selección Española sumando una plata y un bronce para el botín de los rojigualdos.

En esta ocasión, Garrote participaba de nuevo en K-1 y en K-4, aunque en este caso cambiaba de embarcación y pasaba de remar con Marcus Cooper, Rodrigo Germade y Cristian Toro, para hacerlo con Óscar Carrera, Juan Oriyes e Íñigo Peña, un barco con menos potencial en la actualidad.

La primera final en la que remó el zamorano fue en la k-1 200 metros y en la que se colgó una medalla de bronce después de una prueba muy rápida en la que el zamorano siempre estuvo en cabeza, peleando por el primer puesto con el francés Maxime Beaumont que a la postre se llevaría la Copa del Mundo por menos de dos décimas sobre el español.

Garrote, en la calle cinco, consiguió retener el bronce por 10 milésimas sobre Marco Dragosavljevic, que tuvo que conformarse con la cuarta plaza, mientras que la plata final, tras unos últimos metros muy fuertes, sería para Liam Heath.

Carlos Garrote había sido el más rápido en se semifinal, con el quinto mejor tiempo, siendo superado, entre otros, por el campeón olímpico Liam Heath, que se conformaría con la plata en la final, y por un Maxime Beaumont que se ha mostrado intratable durante todo el fin de semana.

Laotra prueba en la que competía Carlos Garrote en Belgrado era el K-4 con Óscar Carrera, Juan Oriyes e Íñigo Peña y, partiendo desde la calle 9, no pudieron hacer frente al resto de embarcaciones acabando en novena posición de la final, lejos de la lucha por las medallas con una embarcación con futuro que ya hizo un gran papel colándose en la gran final con las mejores embarcaciones de Europa.

Esta embarcación, teóricamente menos fuerte que la formada por Cooper, Toro, Germade y Arévalo, había pasado dificultades para pasar en la primera ronda, pero sacó lo mejor de sí para finalizar en tercera posición en las semifinales y así conseguir ese hueco en una final de la Copa del Mundo, una gran posición para un barco muy joven y con proyección.

Junto al bronce de Carlos Garrote, la delegación española sumó otros tres metales en la última jornada, para un total de ocho.

Los triunfos españoles habían arrancado en la mañana del domingo con el bronce en C-2 200 de Adriana Paniagua y Patricia Coco, se sumó a la fiesta, por cuarta vez en 10 días, Roi Rodríguez con otro bronce en K-1 500 y cerró Laia Pelachs con la plata en el K-1 5.000 metros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook