25 de enero de 2017
25.01.2017
Fútbol

Una cuesta en enero

El Madrid está obligado a remontar en Balaídos el 1-2 de la ida para mantener sus aspiraciones en la Copa del Rey

25.01.2017 | 00:17
Enzo Zidane, Morata y Danilo, en el entrenamiento de ayer.

Para seguir aspirando el triplete, el Madrid necesitará recurrir a su historia, marcada por remontadas en las competiciones por eliminatorias. La victoria del Celta en el Santiago Bernabéu (1-2) y la racha de lesiones añaden dificultad al empeño madridista en un momento de dudas en el entorno blanco. El entrenador del equipo vigués, Eduardo Berizzo, intenta mantener la tensión de sus jugadores y sigue otorgando el papel de favorito a su rival, obligado a salir a por la victoria.

Los goles de Iago Aspas y Jonny hacen soñar al vestuario celeste con repetir la gesta de hace un año ante el Atlético, también en cuartos de final de la Copa. El Celta se agarra a su buen momento de forma y a su solidez en Balaídos para alcanzar, por segunda temporada consecutiva, las semifinales. Su objetivo es marcar un gol porque obligaría al Madrid a hacer dos para forzar la prórroga. La baja, por sanción, del chileno Pablo "Tucu" Hernández es el único contratiempo que tiene Berizzo, que reservó frente a la Real Sociedad a la mayoría de sus titulares.

Zidane nunca perdió una eliminatoria en su año al mando del Madrid. Firma el pleno con cinco de cinco: tres en Liga de Campeones para acabar conquistando la Undécima; y dos en la presente edición de Copa del Rey, frente a la Cultural Leonesa y Sevilla. La importancia que dan a la competición cuerpo técnico y plantilla, por el deseado triplete, no está a la par que el sentimiento del club, que no ve con malos ojos quedarse fuera de la competición menos importante de las tres que restan para centrarse en conquistar la Liga y soñar con la Liga de Campeones.

Pero el Madrid buscará la remontada con la obligación de hacer brillar su fondo de armario ante las bajas de jugadores clave como Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo, Modric, James Rodríguez y Bale. Así que tendrá que improvisar Zidane, que intentó quitar importancia a las ausencias: "Estaba preocupado porque es verdad que después del partido es lo que tenía en la cabeza pero, sobre todo, porque no me gusta ver un jugador lesionado y triste. Vamos a luchar los que estamos, los que tienen oportunidad de jugar y hacerlo bien".

Asumió toda la culpa de la plaga de lesiones y defendió la preparación física de su cuerpo técnico. "Lo que hacemos es trabajar si podemos; y si tenemos que descansar, descansamos. Es verdad que últimamente hay muchas lesiones y soy el responsable. Los que están dentro hacen lo mejor para los jugadores estén bien. No estoy preocupado, lo vamos a sacar adelante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"