Saoia Gil y Arantxa Llamas sufrieron sendas caídas a poco de comenzar la carrera cadete en la rotonda de Guimaré que les obligaron a abandonar la carrera. En la foto, los servicios médicos de la carrera, atendiendo a las infortunadas corredoras.