El Barcelona decidió ayer rescindir el contrato de su director de fútbol, Andoni Zubizarreta, según anunció el club en un comunicado en el que su presidente, Josep María Bartomeu, agradeció la "aportación, dedicación y profesionalidad" del exportero en los últimos cuatro años.

Tras varios días de rumores como consecuencia de la decisión del TAS, el Barcelona hizo oficial la marcha de Zubizarreta, cuyo despido parecía cantado y que se ha visto acelerado por sus palabras tras la derrota del domingo ante la Real Sociedad.

En dichas declaraciones, Zubizarreta recordó, por dos veces, que fue Bartomeu el vicepresidente deportivo durante la época en la que el Barça contrató de forma irregular a futbolistas menores de edad, motivo por el cual la FIFA ha sancionado al club con un año sin poder fichar. De este modo, "Zubizarreta" dejaba entrever que no solo él debía asumir la responsabilidad por dicha sanción, sino también el actual presidente de la entidad que mañana ofrecerá rueda de prensa.

Hacía tiempo que el trabajo del exguardameta azulgrana y sus dos más estrechos colaboradores, Albert Valentín y Narcís Julià, estaba siendo cuestionado en cada reunión de la junta directiva. De hecho, Zubizarreta amenazó con dimitir hace dos temporadas, cuando el club le informó de su intención de no renovar los contratos de Valentín y Julià. Pero finalmente dio marcha atrás y acabó renovando hasta 2016.

Esta temporada, los fichajes fallidos de Thomas Vermaelen y Douglas Pereira y la sanción de la FIFA, ratificada hace una semana por el TAS, habían puesto a Zubizarreta en una situación ciertamente complicada.

Bartomeu era consciente de que no podía presentarse a las próximas elecciones de la mano del actual director deportivo, pero los últimos acontecimientos han precipitado una destitución que bien podía haberse producido al final de la presente temporada.

Una dimisión que el presidente explicará mañana y que deja huérfana la dirección deportiva del club ya que, el candidato más plausible y con el que seguro contaba el mandatario para tomar el relevo de Zubizarreta también abandona el club -por ahora-.

Puyol dimite

Y es que, la primera reacción no se hizo esperar. Carles Puyol, excapitán del Barcelona y hasta ayer adjunto a la secretaría técnica, anunció hora y media después del adiós de "Zubi" su decisión de "dar por finalizada" su relación laboral con el club catalán, al que agradeció la "oportunidad" que le ha dado de conocer la entidad desde "el otro lado" del fútbol.

Apenas tres meses y medio después de incorporarse a la secretaría técnica del Barcelona tras colgar las botas, Puyol ha decidido continuar con su formación lejos del Camp Nou con el propósito de regresar algún día en lugar de hacerse cargo de un puesto que el Barcelona de Bartomeu tiene ahora vacante.