Rafa Nadal cayó ayer eliminado en las semifinales del torneo de exhibición de Abu Dabi ante el escocés Andy Murray en dos sets (6-2, 6-0), en un partido en que evidenció su falta de ritmo competitivo en su reaparición tras superar sus problemas físicos causados por una apendicitis de la que se operó el pasado 3 de noviembre y que le ha pasado factura.

El de Manacor sufrió para aguantar el ritmo del escocés en los primeros compases de partido, y se encontró pronto con un 3-0 en contra. La estrategia del balear pasó entonces a intentar mover a su rival pero Murray soportó el envite y acabó ganando el primer set. Un logro que dio alas al británico y dejó roto al español, que sin signos de mejora fue incapaz de ganar juego alguno en la segunda manga.