Zamora acogió el final de la séptima etapa de la II Vuelta a España en Vespino, con el relevo protagonizado por Miguel Espiner, del Club Turismoto, en un trayecto complicado por una avería, que provocó un retraso de cinco horas sobre el horario previsto.

La etapa de hoy comunicó con el Vespino Burgos, Palencia, Valladolid y Zamora, donde Javier Fernández, de Moteros de Tierra de Campos, tomó la responsabilidad de conducir la moto hasta Trabazos, con destino final en la localidad portuguesa de Braga. "Hemos estado un poco adormecidos desde 2008, cuando se celebró la primera vuelta, y este año la hemos vuelto a poner en marcha de un modo original porque la Vespino protagonista visita las 47 capitales de provincia de la Península más Braga, en Portugal", explica el organizador de la peculiar ronda, Valentín Salvador. "Son 8.000 kilómetros en total que se cubren en 18 etapas", precisa.

Después de la etapa de hoy, con final en Braga y un relevo en Bragança, mañana, miércoles, la Vespino duerme en Oviedo; el jueves, en Vitoria, y le seguirán las etapas con llegada en Huesca, Barcelona, Teruel, terminando en el punto de partida, que fue San Pedro del Pinatar, en Murcia.